2017-11-03 18:11 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Así miente, manipula e intoxica la prensa del Real Madrid

Los medios madridistas juegan con datos inexactos para sacar conclusiones sobre las audiencias de los partidos del Real Madrid y el FC Barcelona en TV.



La prensa del Real Madrid, la fiel infantería de Florentino Pérez siempre dispuesta a todo, ha ofrecido hoy, unida, una muestra colosal de su capacidad para adoctrinar a los suyos mintiendo, engañando, manipulando e intoxicando. La excusa, la ascensión a los altares del Real Madrid a cualquier precio y en cualquier circunstancia. Por ejemplo por lo mucho que es querido y seguido en España a través de televisión.

Leído en Diario Madridista, que con su nombre ya paga, a las órdenes de Eduardo Inda (el de "hay que parar a Messi por lo civil o por lo criminal"), muy partidario él del tema "criminal" para lo que haga falta. Así titula: "España no sintoniza con el Barça". Otro, Defensa Central: "El Real Madrid da un revolcón histórico al Barcelona". Otro, ElBernabéu.com: "España no quiere ni ver al Barça". Así se ejerce desde la caverna madridista el adoctrinamiento masivo. El tema es que según las audiencias de Antena 3, el Real Madrid tiene más gancho que el FC Barcelona en los partidos de Champions League que se emiten en abierto. O sea, eso, España se independiza del Barça, no quieren ni verlo. Es la conclusión que se extrae.



Y dan cifras. Así lo explica El Bernabéu.com: "El balance no puede ser más pésimo para los blaugranas. El Barcelona consiguió ante la Juve, finalista de la pasada edición de la Liga de Campeones, reunir frente a los televisores a 4.300.000 espectadores, un 27,6 por ciento de share, y ante el Olympiacos: 3.000.000 de espectadores y un 18 por ciento de share. Todo un batacazo si se comparan los números con los del Real Madrid. Los de Zidane ante el Dortmund lograron 5.953.000 espectadores y un 35,2 por ciento de share, mientras que ante los spurs los datos aún fueron mejores: 6.263.000 y un 34,7 por ciento de share. Es decir, el equipo blanco atrae mucho más la atención de la audiencia que el Barça".

Defensa Central, amparándose en estos datos manipulados, va más lejos: "Los datos asustan, y tras el conflicto independentista en Cataluña y el posicionamiento del FC Barcelona con el independentismo han ido a peor para los culés, que pagan las consecuencias de sus actos extradeportivos con el boicot de los televidentes españoles". Viva el boicot, pues.

TV3 no existe para los medios madridistas

Lo que no explican los medios madridistas, porque no les interesa que la realidad les estreopee su adoctrinamiento, es que en las cifras de audiencia de Antena 3 se aprecia un bajón monumental con los partidos del FC Barcelona porque TV3 también posee los derechos de emisión en abierto para el territorio catalán, y los aficionados de esa zona prefieren ese medio, como es natural, para seguir al Barça. Es decir, si el Barça-Juventus "sólo" tuvo en España un 27, 6% de share para Antena 3 es porque la transmisión de TV3 atrajo al 32, 4 % de la audiencia catalana, dejando la del canal de Atresmedia en un pobre 15, 4% en territorio catalán (casi la mitad del share de España). Es decir, que el Barça-Juve no tuvo en España 4.300.000 espectadores, porque no están contabilizados los 950.000 que lo vieron en Cataluña a través de TV3. Y esos 950.000 forman parte de España mientras no se demuestre lo contrario, aunque prefieran no verlo a por Atresmedia.



Lo mismo sucedió con el Olympiakos-Barça, que reunió en Antena 3 a 3.000.000 de personas ante el televisor (349.000 de Cataluña) mientras TV3 volvió a doblar el Share del canal de Atresmedia (28,3 por 13,7%) y en el total: 722.000. Es decir, que los medios madridistas harían bien en el momento de jugar con las cifras de explicar a sus lectores que en los datos de Antena 3 falta anotar las audiencias de TV3, que duplican a las suyas en Cataluña. ¿O mejor no explicarlo?

Es cierto, igualmente, que los dos partidos del Real Madrid tuvieron más audiencia en general, pero también hay que tener en cuenta que el Barça-Juventus era el primer partido que abría la competición, o sea nada decisivo, y además se jugó en fechas veraniegas. Y el Barça-Olympiakos, por la entidad del rival, es normal que no levantara una gran expectación. Obviamente eran más interesantes los partidos del Real Madrid, ante un rival superior (el Tottenham Hotspurs) y frente al equipo que le relegó a la segunda plaza del grupo en la edición del pasado año (el Borussia Dortmund). Los alicientes que presentaban los rivales eran mucho mayores. Pero mejor no sacar conclusiones y hablar de seis millones de diferencia cuando no llega ni la mitad, no vaya a ser que la realidad estropee un buen titular.

El baño de Londres ha hecho mucho daño. Y ocho puntos en diez partidos más. Y el caos en el que vive sumido el Real Madrid, mucho más. Se entiende la rabia de los profesionales del adoctrinamiento merengue de pensamiento único.


Deja tu Comentario