2017-11-15 17:11 Real Madrid Por: Redacción MB

Las razones que llevan al Real Madrid a prescindir de Bale

Los problemas psicológicos de Bale en el Madrid, sumados a los físicos, podrían llevarle a un traspaso



El Real Madrid sabe que tiene un problema con Gareth Bale. Sus innumerables lesiones (suma 19 desde su llegada) y los diferentes problemas psicológicos al no responder con las expectativas, han hecho que Bale no haya podido demostrar todo su potencial en el conjunto blanco, algo que le podría hacer estar más fuera que dentro del vestuario madridista.

Todas esas lesiones han mermado la capacidad mental del galés, que ha dejado, incluso, de confiar en sí mismo. Además, las constantes críticas recibidas por el Santiago Bernabéu no han ayudado a que Bale se haya sentido cómodo en el equipo en ningún momento desde su llegada, a excepción del primer año.



Es cierto que cuando ha jugado, Bale ha dado claras muestras de su calidad, pero esa continuidad no ha sido la esperada, y eso ha provocado que parte de la afición haya centrado en él la culpa de los malos momentos del equipo.

Sus lesiones tienen que ver mucho con su mente, lo que hace presagiar que su total recuperación sea, a día de hoy, una utopía. Por tanto, es aconsejable que la calma envuelva todo su entorno para que la cabeza del galés esté en el Madrid y sea el jugador que fichó y que siempre se ha esperado de él.

Esa calma provocaría que sus lesiones se redujeran en número, ya que está demostrado que el estrés en los deportistas de alto nivel influye en la capacidad física de los mismos y pueden generar ansiedad y miedo.



Por tanto es imperante que Bale reciba ese cariño para que el Madrid no se vea obligado a venderle por un bien común, tanto para el futbolista como para el propio club.

Bale no quiere marcharse

Este 2017 se ha convertido en el 'annus horribilis' de Gareth Bale. Y esto es mucho decir. Los problemas con las lesiones y de adaptabilidad al equipo merengue siempre han sido la tónica del galés desde su llegada en 2013, pero en ninguna etapa como merengue lo está pasando tan mal como ahora. Este año ya se ha perdido hasta 20 encuentros por lesión, y los números que promedia el club sin él son mejores que cuando juega. Los rumores sobre su marcha se multiplican, pero el británico no está por la labor de resignarse a dar por concluido su paso por el Real Madrid.

Ahora el objetivo de Bale no es otro que recuperarse cuanto antes e intentar a la desesperada convencer tanto a Zidane como a Florentino que todavía es capaz de rentabilizar su fichaje. El británico se ha fijado ni más ni menos que el Clásico del próximo diciembre en Liga como su fecha de regreso a los terrenos de juego, a fin de despedir el año con buenas perspectivas para un 2018 que ya se le ha puesto cuesta arriba.

Mientras tanto, Florentino y compañía siguen sondeando los posibles relevos para el curso que viene. La única forma de que Bale termine quedándose en el Bernabéu es que a final de temporada su rol haya cambiado sustancialmente, algo sólo a la altura de los mejores jugadores, una etiqueta con la que llegó hace ya más de cuatro años procedente del Tottenham.


Deja tu Comentario