2017-11-15 16:11 FC Barcelona Por: Redacción MB

Munir quiere borrarse de España y jugar con Marruecos

El marroquí ya ha debutado con la Selección pero su bajo nivel ha hecho que no vuelva a ir convocado



De la mano de Vicente del Bosque, Munir debutó allá por 2014 en un encuentro oficial para la fase de clasificación del europeo de 2016. Fue cuando comenzó a dar sus muestras de calidad en el Barça, donde llamó la atención de medio mundo, incluida la del seleccionador, que no dudó en convocarle para ese partido ante Macedonia.

Munir tan solo jugó 13 minutos. Los únicos 13 minutos que ha disputado con la Selección, ya que desde entonces, su rendimiento ha obligado a los seleccionadores a no contar con él. Pero al tratarse de un partido oficial, la FIFA no permite que un futbolista que haya jugado partidos oficiales con una selección, pueda disputarlos con otra.



Munir, nacido en España, pero de origen marroquí, se decidió entonces por la que era la actual bicampeona de Europa, pero ahora, y ante la clasificación para el Mundial de su país de origen, Marruecos, ha solicitado poder jugar con el país africano.

El propio jugador ha mandado un comunicado a la FIFA pidiendo unos derechos de jugadores binacionales, y además ha solicitado a la Federación de Marruecos que le ayude en su causa para que el ahora futbolista del Alavés, cedido por el Barça, pueda vestir la camiseta de otro combinado nacional después de haberlo hecho de manera testimonial con España.

Munir es una ruina para el Barça

El Barça ha sido incapaz de sacar jugo por sus descartes. Que un jugador no cuente para el mejor equipo del mundo no significa, mi mucho menos, que tenga que salir regalado, pero parece que desde la secretaría técnica todavía no han podido poner en práctica esta premisa. Al contrario, desde el club culé se ha seguido una línea muy concreta con las bajas este verano: o los jugadores han salido 'regalados' o ni siquiera han salido. Dos casos que lo ejemplifican son los de Munir y Arda Turan, con quienes Bartomeu podría haber sacado hasta 70 millones de euros este verano.



Un club chino se plantó en las oficinas culés con 50 millones por el traspaso de Arda, todo un regalo viendo su pésimo rendimiento como blaugrana. Pero el turco no estuvo contento con su salario -12 millones- y prefirió quedarse como el quinto reserva antes que tener un buen papel en otra liga y sentirse futbolista.

Algo parecido sucedió con Munir, por quien el Zenit de San Petersburgo pujó muy fuerte por él, al igual que el Crystal Palace. Las ofertas llegaron a los 20 millones, pero en este caso el futbolista tampoco quiso cambiar de aires. El único perjudicado: el Barça. La secretaría técnica blaugrana ha desaprovechado la enésima oportunidad para hacer caja con los descartes, lo que hace ya tiempo que se ha convertido en una tradición que sucede cada verano.


Deja tu Comentario