2017-11-15 08:11 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Piqué se convirtió en el capitán de la armada española

El central del Barça lució temporalmente el brazalete ante Rusia.



España no supo imponerse anoche a Rusia en el gélido clima de San Petersburgo. La 'Roja' visitaba el estadio Krestovsky como una buena prueba una vez clasificada para el Mundial que el mismo país albergará el próximo verano. Sin embargo, el planteamiento del fondo de armario no bastó para superar a una selección rusa muy peleona que arrancó un empate lleno de goles. Concretamente, son tres lo que marcó cada país, aunque en el caso de los de Lopetegui dos de ellos vinieron desde el punto de penalti. A pesar de ello, en ese escenario se pudo ver algo inédito hasta ahora: a Gerard Piqué luciendo el brazalete de capitán.

El central blaugrana, muy odiado por el sector madridista de la afición nacional por sus ideas políticas, no dudó en atarse el brazalete cuando Sergio Ramos dejó el terreno de juego, aunque la capitanía le duró bien poco: un minuto más tarde Silva entró por Busquets, y el '3' le entregó la prenda al centrocampista canario para la media hora que restaba de encuentro.



Un encuentro que se puso de cara muy rápido para la Roja. Jordi Alba abrió el marcador en el minuto 8, y Sergio Ramos convirtió una pena máxima para poner el 0-2 en el 35'. A poco del descanso, Smolok recortó distancias, y a los cinco minutos del segundo tiempo Miranchuk equilibró el marcador. La alegría les duró poco a los rusos, porque el mismo Ramos transformó otro penalti instantes después. 

Lo que los de Lopetegui no se esperaban fue la última réplica local, que llegó con el segundo tanto de un Smolov omnipresente, a 20 minutos del final. A partir de ahí, equilibrio de fuerzas hasta el pitido final. Los tres goles encajados suponen un punto importante a mejorar por parte del combinado nacional a nivel defensivo.


Deja tu Comentario