2017-11-19 12:11 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

El alcance de la terrible lesión de Sergio Ramos en el derbi madrileño

No es la primera vez que le rompen a Sergio Ramos el tabique nasal. En la anterior ocasión jugó el clásico tres días después y marcó de cabeza en el Camp Nou.



Sergio Ramos recibió un patradón en la cara de Lucas Hernández dentro del área en el derbi que anoche jugaron en el Wanda Metropolitano el Real Madrid y el Atlético. La acción no sólo no fue merecedora de penalti para el colegiado Fernández Borbalán, sino que acabó con fractura de nariz para el capitán madridista, lo que le obligó a abandonar el partido tras el descanso y le impedirá jugar el próximo partido de su equipo en la Champions League ante el Apoel. 
 

Una vez recibido el impacto, Ramos empezó a sangrar de forma abundante sobre el césped. Los médicos del club trataron de frenarle la hemorragia, pero enseguida se apercibieron de que había algo más, una fractura en toda regla de su tabique nasal, lo que obligó a Zidane en el descanso a retirarle del partido para colocar en su lugar a Nacho, aunque Ramos prefirió aplazar las pruebas médicas de urgencia para acabar el partido en el banquillo animando a sus compañeros. 

Esta mañana Ramos ha sido sometido en Valdebebas a diversas pruebas radiológicas, que determinarán la gravedad de una lesión (y si es necesario el quirófano) que le aparta con total seguridad del próximo partido ante el Apoel en Champions League y también del Real Madrid-Málaga de la decimotercera jornada de LaLiga.



No es la primer vez que le rompen la nariz a Ramos

No es la primera vez que Sergio Ramos sufre una fractura del tabique nasal jugando a fútbol. El precedente hay que encontrarlo el 7 de marzo de 2007. Fue en un partido de Champions League frente al Bayern Múnich como consecuecia del golpe que le propinó el holandés McKaay, entonces jugador del equipo bávaro. Ramos regresó de Múnich con el tabique roto y con una obstrucción respiratoria en el lóbulo derecho. Aún así, el capitán madridista siguió jugando el resto de la temporada con total normalidad y no se operó para solucionar el problema hasta el 21 de junio, una vez terminada la temporada. 

De hecho, como recuerda Marca, tres días después de la fractura, Sergio Ramos tomó parte en el clásico del Camp Nou marcando un gol de cabeza que permitió al Real Madrid salir del feudo culé con un empate a tres goles. 

 




Deja tu Comentario