2017-11-19 23:11 Real Madrid Por: Fede Peris

El Barça se encontrará en Mestalla al Valencia descabezado y sin entrenador

Los árbitros le dan otra ayudita al Barça para que vaya tranquilo a Valencia y pueda seguir arriba.



El fútbol está lleno de casualidades. Y todas favorables al FC Barcelona, que negocia para salirse con la suya alineando en Valencia a Piqué, aunque deba cumplir un partido de sanción, y además se encontrará a un rival descabezado y sin entrenador. Todo se confabula para que el Barça navegue con viento a favor. Casualidades muy casuales.

Esta tarde, en Cornellà, el Valencia ha ganado al Espanyol por 0-2 y se consolida en la segunda posición de la tabla, lo que confiere al partido Valencia-Barça de la próxima jornada, que se disputará el domingo, un interés especial, dado que una derrota del Barça situaría al equipo ché a sólo un punto de los culés.



Pero el colegiado del Espanyol-Valencia, Alejandro Hernández Hernández, ha puesto su granito de arena en la tarea global de llevar al Barça en volandas hacia el título de Liga expulsando a Marcelino, el técnico valencianista, por lo que el Barça se encontrará el domingo en Mestalla a un rival descabezado y sin su entrenador en el banquillo. El árbitro de Cornellà no sólo expulsó al técnico del Valencia, sino que hizo lo propio con su hijo, que ejerce de ayudante del preparador físico ché. La tarjeta roja impedirá al técnico ché dirigir a sus jugadores ante el Barça a pie de césped.

Una expulsión muy "oportuna"

Esta circunstancia, unida al intento desesperado del Barça para que Piqué no cumpla el partido de sanción que se ha ganado por su quinta tarjeta en Leganés, confabula a los astros en favor del Barça, que volverá a jugar ante un incómodo rival con el viento a favor, a la espera de las decisiones que pueda tomar el colegiado de turno en su propio beneficio.

Se trata de una expulsión muy oportuna. Hernández Hernández ha redactado en el acta que  "en el minuto 62 el técnico Garcia Toral, Marcelino fue expulsado por el siguiente motivo: protestar de forma ostensible una de mis decisiones con los brazos en alto en reiteradas ocasiones". Es evidente que no es lo mismo protestar y meospreciar al árbitro si uno se llama Luis Suárez y actúa bajo el paraguas protector del Barça que si se trata del entrenador que debe darle la réplica al Barça en la próxima jornada. 



 


Deja tu Comentario