2017-11-22 15:11 FC Barcelona Por: Redacción MB

El Barça se juega más de lo que parece en Turín

Si no pierde, el Barça sería primero de grupo matemáticamente y evitaría a grandes equipos en octavos



Con la clasificación casi sellada, el Barça se juega hoy poder ser matemáticamente primero de grupo. Para conseguirlo debe puntuar en Turín y así evitaría enfrentarse a grandes clubes como el Manchester City o el PSG en octavos.

El equipo de Valverde sabe que el encuentro de esta noche es crucial. Puntuando sellan su pase a la siguiente ronda, pero además lo hacen como líderes del grupo, asegurándose un rival más asequible en octavos de final. Con Manchester City, Besiktas y Tottenham ya clasificados como primeros de grupo, el Barça los evitaría así en la segunda ronda. Además, la más que probable clasificación de Manchester United y PSG como primeros, también haría que no se cruzara con ninguno de ellos hasta al menos cuartos de final.



Por contra, y como no se pueden enfrentar equipos del mismo país en esa ronda, tampoco contaría el Real Madrid entre sus posibles rivales, aún habiendo quedado segundo de su grupo, así como el rival al que hoy se enfrenta, que probablemente acabe segundo pero que no se podrán ver las caras en octavos tras haber compartido grupo.

Por ello, toda la plantilla sabe que el partido de esta noche es crucial para los intereses de esta Champions, y saldrán a ganar ante la Juventus para sellar esa clasificación y poder enfrentarse a un rival asequible.

La materia pendiente de Messi

Pocos puntos débiles tiene Leo Messi, sin embargo, uno de ellos corre a cuenta de su capacidad goleadora en Champions como visitante. La asignatura pendiente del argentino en Europa hace que la última vez que D10S pudiera marcar gol en condición de visitante en un partido de Champions League fue el 23 de noviembre de 2016 en Glasgow contra el Celtic (0-2). 



Cierto es que el paso por las eliminatorias el año pasado fue de lo más dramático. Para el recuerdo quedarán siempre los fatídicos partidos en París y en Turín, donde el equipo no dio la talla. Messi no pudo revelarse contra sus rivales y se quedó sin poder marcar ningún gol. Este año, en los cuatro partidos de fase de grupos que llevan disputados, Messi tampoco ha podido marcar fuera de casa.

Desde el partido contra el Celtic en Glasgow, en ninguno de los cuatro partidos que ha jugado Messi ha podido convertir sus ocasiones en gol, algo que se le da especialmente bien. Se quedó a cero en los dos últimos duelos de la pasada temporada (PSG y Juventus) y en los dos primeros de la presente campaña (Sporting CP y Olympiacos). París, Turín, Lisboa y Atenas resumen las ciudades donde Leo no ha podido perforar el área rival. 


Deja tu Comentario