2017-11-24 08:11 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Los datos que obligan a Florentino a dar un golpe en la mesa

Las cifras en LaLiga son escandalosas y exigen una reacción para que la competición vuelva a ser justa.



Que el vigente campeón de Europa y de la Liga haya cambiado su dinámica radicalmente en apenas unos meses y que ahora tenga el liderato de la competición a nada menos que diez puntos no es fruto de la casualidad. Lo cierto es que la gran brecha que se ha abierto entre el Barça y el Real Madrid en lo que va de curso esconde un problema enorme y estructural que asola LaLiga. Tan importante es que, a estas alturas, y con los datos en la mano, el presidente blanco Florentino Pérez se ha visto obligado a intervenir ante las injusticias que ponen en riesgo el porvenir y la reputación del torneo español.

Los datos arbitrales han trascendido la línea del escándalo y ya son un problema gravísimo a resolver con urgencia. Por ejemplo, en las últimas 100 jornadas de Liga, comprendidas en los últimos cursos, al Barça le han pitado a favor un total de 33 penaltis a favor, una cifra a años luz de los 14 que los colegiados les han concedido a los jugadores blancos y que todavía resulta más llamativo teniendo en cuenta las polémicas arbitrales que se dan en cada encuentro de los de Zidane, donde como mínimo hay un error grave en cada ocasión que perjudica notablemente al grupo.



Datos escandalosos en penaltis y expulsiones

En los penaltis en contra, más de lo mismo: tan sólo dos pitados a los culés en este tiempo, por diez que les han señalado al club madridista. El escándalo también se cierne con las cifras de expulsados en partidos de ambos equipos, tanto a favor como en contra: 21 rojas para los rivales en duelos contra el Barça, mientras que sólo tres azulgranas han enfilado los vestuarios antes de tiempo. En el caso del Real Madrid, el balance está igualado en nueve.

Esto por no hablar de las múltiples jugadas en fuera de juego que han terminado en gol del Barça y que el árbitro no ha sancionado dichas acciones, así como muchos otros lances del juego en los que los colegiados han dejado claro cuáles son sus colores. La reacción de Florentino es necesaria para denunciar la situación y apelar al cambio.


Deja tu Comentario