2017-11-26 23:11 FC Barcelona Por: Fede Peris

¡Atraco al Barça! Arbitraje con mucho delito en Valencia (1-1)

Como el año pasado, el árbitro Iglesias Villanueva se hace el loco para no ver un disparo de Messi que entró más de un palmo en la portería del Valencia.



Se veía venir. Se trata de lógica pura. La superioridad del FC Barcelona sobre todos los demás, TODOS, es tan humillante que algo tienen que hacer los que cortan el bacalo en el fútbol español, todos ellos amigos y casualmente residentes en la capital de España, para impedir que LaLiga Santander se convierta en un truño sin más alicientes que averiguar a cuántas jornadas del final será el Barça campeón y quiénes vajarán a Segunda. Lo de hoy en Valencia ha sido un escándalo tan superlativo que tiene que sonrojar a los responsables de esta competición. La imagen que dan al mundo robando, estafando y adulterando los resultados no conseguirá hacer de la Liga española la mejor del mundo. Al contrario, la confirmará como la más fraudulenta de todas.



Robarle puntos al Barça tiene premio para los árbitros

Y con el Barça llueve sobre mojado. La pasada temporada Hernández Hernández le robó al Barça dos puntos y la Liga en el Benito Villamarín negándose a conceder gol en un balón que entró 57 centímetros dentro de la portería bética. No dio el gol, el Madrid fue campeón y Hernández Hernández, el "atracador", recibió del Comité Técnico de Árbitros el premio correspondiente: mejor árbitro de la temporada. Así se premian los errores injustificables de los árbitros cuando el perjudicado es el Barcelona. La carrera internaciconal de Iglesias Villanueva, el árbitro de hoy, recibirá un espaldarazo por su providencial error contra el Barça que permite mantener la Liga viva con "sólo" ocho puntos de diferencia entre el Barcelona y el Real Madrid.

Hoy segundo capítulo, aunque con otro árbitro en busca de gloria a costa del Barça. También tendrá su premio Iglesias Villanueva. Premio a quien ha hecho todo lo que está en su mano para impedir que el Barça decapite la Liga en el mes de noviembre y la convierta en un bodrio insoportable hasta el mes de mayo. Eso hay que agradecérselo a Iglesias Villanueva, que en el minuto 29 ha decidido mirar hacia otro lado cuando un disparo de Messi se ha colado por debajo de las piernas de Neto y ha entrado en su totalidad más allá de la línea de gol. Escándalo en grado mayúsculo. Mientras el Real Madrid saca adelante su partido ante uno de los colistas gracias al penalti de turno para que Cristiano Ronaldo sea feliz, el Barça sufre un atraco a mano armada en Mestalla. Esta va a ser la tónica en lo queda de temporada para facilitarle las cosas al Real Madrid y el antibarcelonismo pueda soñar con un vuelco en la clasificación.



La historia de siempre: Cristiano marca y Messi no

Y así se escribe la historia de la comparación entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo. A uno le roban un gol legal para que no siga sumando, ni él ni su equipo. El otro recibe el favor de penaltis que no son, para sumar él y su equipo. Lo de siempre. La gran estafa del fútbol español y de una Liga que pretende ser la mejor, pero que no deja de ser una competición de pandereta que no puede ser tomada en serio porque todo lo que la rodea es más falso que un duro sevillano.

Hay que frenar al Barça, por lo civil o por lo criminal, como diría el amigo Eduardo Inda. Y si por lo civil no se puede, tiene que ser por lo criminal y a base de canalladas. Al árbitro se le habrá caído la cara de vergüenza en el descanso cuando le hayan enseñado la imagen repetida de su robo al Barça. ¿O no? La cuestión es que también le perdonó la tarjeta roja a Kondogbia por una entrar sin balón a Messi en el minuto 31, apenas dos minutos después de cometer la gran fechoría del partido. 

El Barça era mejor, infinitamente mejor, que el segundo mejor equipo de La Liga Española. Y eso es preocupante en los centros de poder de Madrid. ¿Verdad Tebas?. El Valencia tuvo en la primera mitad un 30% de posesión mientras el Barcelona le bailaba con un 70%. La presión blaugrana era brutal y en cuanto el Valencia tenía el balón apenas era capaz de elaborar dos pases seguidos. Era tan grande la superioridad de los hombres de Valverde, que Iglesias Villanueva optó por continuar su carrusel de golpes de mano al Barça comiéndose un penalti a Luis Suárez cuando se metía solo en el área o la expulsión de Paulista por agredir sin balón a Messi en el minuto 44 cuando éste se ve directo hacia el portero Neto comendando un contragolpe. 

El Barça acusa el golpe de Iglesias Villanueva

En la segunda parte, el Valencia, posiblemente rearmado moralmente y animado sabiéndose que dispone de doce jugadores para afrontar el asalto al Barcelona, ha salido con otro ánimo y ha plantado más batalla al equipo de Valverde, hasta el punto de que ha sido necesaria la acción oportuna de cada partido protagonizada por Ter Stegen, sacando una mano providencial en un cara a cara con Guedes. Y fruto de la confianza que les ha dado el árbitro en su papel de ángel de la guarda a los jugadores del Valencia ha llegado el gol de Rodrigo en el minuto 51 aprovechando un despiste de Vermaelen, que era quien debía haber impedido su remate, y de Semedo, que permitió a Gayà centrar sin oposición. 

El guión escrito de antemano parecía cumplirse. Frenazo al líder y el Real Madrid más cérca. Pero este Barça, el Barça de Valverde, no se rinde y no ha bajado los brazos. El técnico extremeño ha puesto en juego a Deulofeu, Aleix Vidal y Denis Suárez, y lo ha intentado con Messi en posición retrasada y nutriendo de balones a sus compañeros. Tanto Luis Suárez como Deulofeu han estado negados en sus acciones ofensivas cayendo una y otra vez en el fuera de juego. Sin embargo, Messi se ha sacado de la chistera una de sus genialidades mágicas en el minuto 81 y ha puesto un balón de oro a Jordi Alba, que se ha quedado solo delante del portero Neto y le ha fusilado un voleón que se ha colado irrremisiblemente y ha servido para mantener la imbatibilidad de un Barça que ya ha pasado por San mamés, el Calderón y Mestalla y sigue sin conocer la derrota. 

No hay sombra de sospecha de fraude. Esto es una evidencial total

Otra vez será. El Barça, a lo grande, ha salido vivo de Valencia. A pesar del potencial del segundo mejor equipo del campeonato y a pesar del árbitro, Iglesias Villanueva, que forma parte de ese equipo, el de los árbitros, que está demostrando ser el más decisivo del torneo. Con goles anulados como el de hoy a Messi, la vergüenza persigue a una competición teñida por la sombra de la sospecha. Bueno, lo de hoy ha tenido poco o nada de sospechoso. Evidencia total. Eso no puede ser un error. Eso ha sido clara voluntad de falsear el resultado en contra del FC Barcelona. Pero no pasa nada. Iglesias Villanueva recibirá el premio que le corresponde por su aportación a la causa: hay que quitarle la Liga al Barça. Y gritemos todos juntos: "¡Hala, Madrid!". Los primneros, los árbitros. 

Ficha técnica

Valencia CF, 1 - FC Barcelona, 1

Valencia CF: Neto, Montoya, Garay (Vezo, min. 85), Gabriel, Gayà, Soler (Santi Mina, min. 89), Parejo, Kondogbia, Guedes, Rodrigo (Andreas Pereira, min. 81) y Zaza.

FC Barcelona: Ter Stegen, Semedo (Aleix Vidal, min. 79), Vermaelen, Umtiti, Jordi Alba, Sergio Busquets, Rakitic (Deulofeu, min 67), Iniesta (Denis Suárez, min. 71), Paulinho, Messi y Suárez.

Goles: 1-0, min. 59: Rodrigo. 1-1, min. 82: Jordi Alba.

Árbitro: Iglesias Villanueva (comité gallego). Amonestó con cartulina amarilla a Kondogbia (min. 31), Gabriel (min. 44), Rodrigo (min. 74) y Andreas Pereira (min. 88).

Campo: Mestalla, 47.775 espectadores.