2017-11-28 17:11 El Soplo Por: Fede Peris

En el Barça están convencidos: "Esto es cosa de Florentino"

Nadie se cree en el Camp Nou en la casualidad de que le nieguen al Barça en el mismo años dos goles que han entrado en la portería con claridad meridiana.



En la zona noble del FC Barcelona la capacidad de sorpresa ha llegado a un límite en el que ya nadie se cree que puedan producirse tantas casualidades juntas siempre en la misma dirección. El gol anulado a Messi en Valencia es la gota que ha colmado el vaso de la paciencia y nadie cree que pueda ser producto de un error puntual, sino la reacción a las oportunas quejas de Florentino Pérez, que le han servido para presionar a los árbitros a su favor.

Todo a favor para la remontada épica del Real Madrid

Bartomeu y sus hombres de confianza son conscientes de que los derroteros que está tomando la competición liguera no le interesan a nadie. No puede ser que en el mes de noviembre ya se conozca el nombre del campeón y que de aquí a mayo la Liga se convierta en un paseo triunfal para el Barcelona. Algo hay que hacer para animar el torneo y los árbitros ya han empezado a ponerle palos en las ruedas al Barcelona, abriendo, de paso, las puertas de par en par al Real Madrid para que inicie la "emocionante" caza del equipo azulgrana.



En el Barça no se creen que el gol de Valencia sea una casualidad porque en el mismo año ya se ha repetido la misma casualidad dos veces. La primera en el campo del Betis, la temporada pasada. Allí se dejó dos puntos el Barça que acabaron dándole la Liga al Real Madrid porque el colegiado Hernández Hernández no quiso ver dentro de la portería del Betis un balón que entró 57 centímetros. Y como premio, Hernández Hernández fue reconocido por el Comité de Árbitros como el mejor colegiado de La Liga. Con Iglesias Villanueva puede suceder algo parecido. De momento el presidente Sánchez Arminio no ve motivos para meterle en la nevera una temporadita. Así premian el inestimable servicio del colegiado gallego a la causa madridista. Habría que saber qué tiene que hacer un árbitro para admitir que sus decisiones han variado el resultado de un partido.

Todo esto, unido al gol anulado al Málaga en el Bernabéu que en poco o nada difiere de todos los goles que marca de cabeza Sergio Ramos (apoyándose en un rival para ganar el salto) y al penalti providencial con el que el Real Madrid selló su victoria ante uno de los colistas, refuerza la idea de que al Barça le resta un camino plagado de minas de aquí a mayo. Interesa que el Real Madrid se acerque a la cabeza para que la pretende ser la mejor Liga del mundo no se convierta en un bodrio presidido por la modorra. 

La cuestión es que todos los indicios apuntan a que el llanto de Florentino Pérez cuestionando la calidad del arbitraje en España ha encontrado rapida respuesta en la clase arbitral. Y en el Barça existe la convicción de que si el Real Madrid necesita que el Barça pinche, los árbitros se encargarán de que así sea. Otra cosa es que este Real Madrid decepcionante desde que empezó la temporada sea capaz de aprovechar las fechorías arbitrales que puedan producirse en contra del Barcelona. De momento, la ayuda arbitral sólo le ha servido para estar a ocho puntos del Barça con trece jornadas disputadas. 



Hará falta algo más. Y ya henos visto en Valencia que los árbitros están dispuestos a todo. 


Deja tu Comentario