2017-12-03 19:12 Real Madrid Por: Fede Peris

Tomás Roncero se olvida del Barça y ya sufre por la cuarta plaza

Este Madrid ya no está para la lucha por el título, sino por asegurar la cuarta plaza y entrar en la zona Champions.



Tomás Roncero muestra hoy con crudeza la realidad de un Real Madrid que debe empezar ya a despedirse del Barça y de sus aspiraciones campeoniles para tratar de amarrar la cuarta plaza que dé al equipo de Zidane acceso a la próxima Champione League, aunque sea por la puerta de atrás. Así lo explica Roncero en el diario As: 

No hay manera. A las tres de la tarde, todo el madridismo soñaba con un sábado de gloria que terminase con el Barça a sólo seis puntos y con la perspectiva de irte de vacaciones en Navidad a sólo tres si ganamos el Clásico de la víspera de Nochebuena. El empate del Celta había elevado muchos grados la temperatura del Clavo Ardiendo. La palabra “remontada” se repetía en todos los grupos de WhatsApp. Era el día. Y encima ante un Athletic herido y tocado tras su sorprendente eliminación copera ante el Formentera. Todo se ponía de cara, hasta que de nuevo el infortunio, la mala puntería y las malas decisiones de banquillo nos dejaron con dolor de muelas tras cosechar otro empate con gafas (0-0). Un punto de amargura que sabe a vinagre. No nos saca de pobres. Al revés, nos complica mucho la cosa hasta el extremo de que ahora hay que ponerse todos las pilas para evitar perder la cuarta plaza...



Ojo al Sevilla. No estoy de broma. De hecho, no estoy para chistecitos. Lo digo muy en serio. El próximo sábado llega el Sevilla al Bernabéu, con el que estamos empatados a puntos. Nos la jugaremos sin Ramos, Carvajal ni Casem410iro. Habrá que tirar de orgullo de camiseta. El Madrid suele sacarlo cuando todo parece ponerse en contra.

 



Mateu, Mateu. Sólo él no vio que en la falta sobre Modric había que dar la ley de la ventaja, dado que Cristiano encaraba en solitario a Kepa. El árbitro que siempre pasa por alto decenas de faltas va y se pone estupendo cuando el crack portugués (enorme su segunda parte) se quedaba solo ante la portería del Athletic con muchas opciones de adelantar a su equipo. Y la segunda amarilla a Ramos me pareció rigurosa. El Madrid, de nuevo acabó con diez. Y Raúl García, ¡que hizo siete faltas!, acabó el partido sin ver siquiera la amarilla... Definitivamente, pitarle al Madrid resulta muy fácil.

Kepa, porterazo. Keylor es mi portero y de nuevo lo demostró en San Mamés, con dos paradas determinantes. Pero hay que reconocer que Kepa pasó la ITV de un posible traspaso futuro al Madrid. Yo seguiría con Keylor, pero fichar a la araña negra del Athletic pensando en el futuro sería una opción válida.

Frustración. Esa sensación me transmiten mis amigos Juan Pedro Ambrona y Javier de Benito, que recibirán hoy en el IFEMA su insignia de oro del Real Madrid para premiar sus 50 años de fidelidad como socios. Se entregarán 1.508 insignias de plata, 489 de oro y 101 de oro y brillantes (60 años de antigüedad). Y no me olvido de Óscar, presidente de la peña Drakkars Blancas de Ermua, que estuvo en San Mamés, así como mis colegas Torquemada, Juanpe Lecuona, José Manuel Moreno Collantes, de Vélez, y los vikingos de la peña El Rollo de Madroñera. Todos están quemados...


Deja tu Comentario