2017-12-09 16:12 Real Madrid Por: Fede Peris

Cristiano Ronaldo: ¿Estás seguro de que eres el mejor de la historia?

Le explicamos a Cristiano Ronaldo por qué está en un error al autonombrarse como el mejor.



"No veo a nadie mejor que yo. La gente puede preferir a Messi o a Neymar, pero no hay nadie más completo que yo. Soy el mejor futbolista de la historia". Así lo ha expresado Cristiano Ronaldo a France Football y así lo piensa realmente. No tiene abuela. Pero Cristiano Ronaldo, por mucho que se empeñe, no es el mejor futbolista de la historia.

"Me tienen envidia porque soy guapo, rivo y muy bueno"

Su autonombramiento a dedo como mejor futbolista de la historia es un insulto a grandes mitos de este deporte que le han superado y superan en todos los terrenos. De entrada no puede ser considerado el mejor aquel que se autodefine como tal deprisa corriendo por si acaso a los demás no se les ocurre otorgarle tal distinción. Queda muy feo autonombrarse el mejor, pero no debe sorprender en un personaje de la peculiar personalidad de Cristiano Ronaldo, que ha llegado a decir: "me tienen envidia porque soy guapo, rico y muy bueno". Así es el tipo. No le basta con acaparar galardones individuales más que discutibles. Necesita el reconocimiento de los demás. Y ese no lo tendrá nunca. Porque los demás no están de acuerdo con su particular punto de vista que ni siquiera comparten sus más fieles en el Bernabéu, en donde ha recibido pitos a los que ha respondido con insultos a sus propios aficionados.



La comparación con Michael Jordan

Para ser el mejor del mundo no basta con trabajo, esfuerzo y sacrificio. Aunque eso ayuda. Además, hay que tener talento. Y eso se tiene o no se tiene. Cristiano Ronaldo acumula talento a capazos, pero Leo Messi, que se sitúa en otra órbita, la de Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona, lo tiene a toneladas. Cristiano Ronaldo ha ganado cinco Balones de Oro, cierto. Y eso tiene mucho mérito, aunque alguno de ellos sea más que discutible. Pero eso no le convierte en el mejor de la historia. De hecho porque no ha ganado más que Messi. Ni Botas de Oro, ni pichichis, ni Ligas, ni Copas ni Champions League, ni Supercopas. Habría que empezar por ahi, por superar a Messi. Y no lo ha hecho.

Además, ganar cinco balones de Oro sólo significa que ha ganado cinco Balones de Oro. Michael Jordan, el incuestionable mejor baloncestista de la historia, disputó 15 temporadas en la NBA y sólo ganó 5 premios como MVP de la temporada. Aunque no hubiera ganado ninguno, nadie se atrevería a poner en cuestión la diferencia de calidad entre Jordan y los demás. Y, por supuesto, nadie le ha oído a Michael Jordan afirmar de sí mismo que es el mejor. Hay que tener nivel para estar por encima de complejos envidiosos. Y el Michael Jordan del fútbol, desde luego, no es él.

Nunca tendrá el talento y la magia de Leo Messi

Pero hay más. Leo Messi es capaz de hacer todo lo que hace Cristiano Ronaldo. Sin embargo, Cristiano Ronaldo tiene muchas asignaturas pendientes por aprobar para ponerse al nuivel de Leo Messi. No se le recuerda al portugués un gol del estilo de los que Messi marcó al Getafe, Zaragoza o Real Madrid, todos en campo contrario, sorteando a cuantos rivales le salían la paso. Ese tipo de habilidad con el regate nunca ha acompañado a Cristiano Ronaldo, ni la capacidad para hacer magia saliendo de un regate de la manera más inesperada, ni la facilidad para fabricar goles de bella e impensable factura que nada tienen que ver con los goles de penalti o empujar el balón, que han sido la constante en la carrera de Cristiano Ronaldo.



Tampoco ha ganado un Mundial, algo que se le exige a Leo Messi para acabar de reconocerle su condición de número uno. Es cierto que ganó una Eurocopa con Portugal casi sin ganar a nadie, todos rivales de medio pelo, avanzando en la competición con empates, prórrogas o lanzamientos de penaltis. El primer rival serio que le apareció Portugal, Francia en la final, lo solventó la selección lusa sin necesidad de echar mano del "mejor de la historia". Messi tiene casi dos años menos que él y más tiempo por delante para acabar de redondear sus números e incluso ganar un Mundial, para lo que todavía le quedan dos opciones.

Cristiano vive acomplejado por Messi

Tampoco tiene Cristiano Ronaldo la habilidad de Messi en el lanzamiento de las faltas, ni en otras facetas del juego como el remate de chilena. Es una pena que Cristiano Ronaldo viva acomplejado por Leo Messi, que no sea feliz y se sienta obligado a remarcar a todas horas que como él no hay nadie. Jamás se ha escuchado a Messi expresarse en dichos términos. No lo necesita. Ni él, ni Maradona, ni Cruyff, ni Pelé, ni Di Stéfano. Ya lo dicen los demás sin necesidad de esforzarse o de crear una campaña de marketing para convencer al consumidor. Messi está en la órbita de Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Cristiano Ronaldo no. Pero debería ser feliz, porque sin estar a ese nivel ha conseguudo mucho, muchísimo gracias a su innegable calidad, que es mucha. Sin embargo, no hay manera, vive amargado y atormentado porque el espejito mágico le repite una y otra vez que él puede ser el más guapo, pero nunca el mejor. Simplemente porque, aunque es muy bueno, no lo es. Y eso no le deja vivir.

Y hay algo, muy importante, que le falta para ser un número uno de verdad y poder ser expuesto como ejemplo para la infancia. Le falta humildad. Cuando el Real Madrid y Portugal ganan, es gracias a él. Cuando pierden, pierde el equipo, los compañeros no tienen calidad y no están a su altura. No es eso lo que se espera de un número uno. Ni eso ni los insultos al público que le silba, ni las agresiones a los rivales cuando no le salen las cosas, ni el teatro que emplea para engañar a los árbitros, ni sus contantes amenazas con su marcha si no le pagan más dinero.

Un número uno es otra cosa. Messi, por ejemplo.

 


Deja tu Comentario