2017-12-11 20:12 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Josep Pedrerol refuerza su apuesta antifútbol con mucha política

Pedrerol está desquiciado con la marcha del Barça de Bartomeu y la renovación de Messi y lo paga con Pep Guardiola atizándole por sus ideas políticas (y obviando sus gestas profesionales).



 Nueva lección de adoctrinamiento político y manipulación informativa en el pseudoprograma deportivo de televisión llamado Jugones que presenta Josep Pedrerol en La Sexta. Una vez más, la política, como otras veces la violencia, cierra el paso de la información deportiva para que el susodicho Pedrerol lance sus proclamas políticas de pseudopredicador barato y se quede a gusto consigo mismo o le dé gusto a quien así se lo reclama.

La situación del Madrid y la renovación de Messi desquician a Pedrerol

La situación del Real Madrid -que lleva una opción política enganchada en su propio nombre-  a ocho puntos del Barça y la renovación de Leo Messi -que Pedrerol soñó de forma malsana durante meses que no se produciría- han llevado al presentador de Jugones a un estado de desquiciamiento y crispación tal que le ha obligado a cambiar los contenidos de su programa para convertirlo directamente en un mitin político en el que se defiende una idea -la suya- y se persigue la contraria. Eso, cuando los ultras y la violencia -su otro tema favorito- no le permiten llenar medio programa con mamporros y garrotazos. Siempre para lamentarlo, claro está, pero eso vende, y mucho, O al menos lo parece.



Empieza a ser ya habitual que este programa deportivo hable de todo menos de deporte. Constantemente Pedrerol se queja de los que quieren mezclar el deporte con la política. Pero él no hace otra cosa. El deporte para Pedrerol es una excusa para lanzar sus proclamas carroñeras. Si a Messi le entregan la Bota de Oro, la noticia para él es que miró mal a Bartomeu y que por tanto no renovará por el Barça -lo hizo 24 horas después-. Y si el Barça gana en Villarreal -¡qué disgusto!- y mantiene al Madrid a ocho puntos, lo importante para él es que los aficionados del Villarreal sostienen que hubo un robo del Barça, porque hubo una "expulsión que desata la polémica". ¿Qué polémica? ¿La que quiere montar él para ensuciar una vez más los éxitos del Barça mientras esconde las miserias del Real Madrid de su amado y jamás cuestionado Florentino Pérez?

¿Tiene que pedir perdón Busquets, el Barça y el árbitro por la entrada criminal de Raba?

Oído en Jugones: "una jugada clave que marcó el Villarreal-Barça". ¿Y qué culpa tendrá Busquets y el Barça y el árbitro de que Raba se lanzara a por él con un planchazo criminal a la altura de su rodilla? ¿Qué tenía que hacer el árbitro, dejarle en el campo para que Jugones no destile su bilis acumulada contra él por aplicar justicia y no colaborar en la causa común de hundir al Barça? Y le dan cancha al entrenador del Villarreal, que admite que la entrada fue de expulsión, pero exigiendo el mismo rasero para todos. ¿Es que quizá hubo algún jugador del Barça que entró de forma criminal a alguien el Villarreal y no fue expoulsado? ¿De qué habla el demagógico Calleja?  ¿Le anularon algún gol legal al Villarreal? ¿Quizá metió un gol el Villarreal entrando la pelota medio metro en la portería de Ter Stegen y no fue concedido? ¿O a lo mejor es que hubo un gol en fuera de juego del Barça o anulado al Villarreal injustamente? ¿Dónde está la polémica? ¿Y el doble rasero? ¿De qué hablan? ¿Desde cuándo es un robo expulsar a un jugador que pide a gritos la roja con su comportamiento?

Pedrerol, que es el encargado útil de hacerle el trabajo sucio de Florentino Pérez, el de limpiar la sangre del Real Madrid y espacir mierda sobre el Barça, siempre tiene su alcachofa a punto para ponérsela a los aficionados del equipo rival del Barça para que vomiten. Esta vez los del Villarreal hablaban de "robo", atraco". Pero no explicaban por qué. ¿Porque fue expulsado un futbolista que se comportó como un energúmeno? Pero a Pedrerol le da igual. Lo importante es que "para el Villarreal ha sido un robo". Eso es lo que debe quedar. También podría decirse que el Madrid encarriló su victoria ante el Sevilla con la ayudita de un penalti que le dio tranquilidad al equipo de Zidane. Pero el penalti existió y no hay nada que decir... porque es el Real Madrid. Si hubiera sido el Barça, Pedrerol se habría encargado de recordar lo del penalti durante toda la semana.



El Madrid y el Mundo de Yupi

Y del Real Madrid, el mismo que va a ocho puntos del líder y ha llegado a octavos de la Champions como segundo de grupo, Mundo de Yupi total. Qué bonito es todo: "Buenas sensaciones en Abu Dabi", Y hasta se le ha escapado a Pedererol: "¡Qué falta hacía la victoria del otro día!" !¡Y con los chavales!" "¡Y Cristiano el mejor del año!". Qué bonito. Sólo le ha faltado el consabido "¡Hala Madrid!" y "¡A por ellos!"

Pero el plato fuerte del programa político Jugones ha llegado con Pep Guardiola y el admirado Mourinho, de cuyo club de fans Josep Pedrerol es su simbólico presidente desde que bendijo en su programa la célebre pancarta de "Mou: tu dedo nos sañala el camino" dentro de su filosofía de política no y violencia tampoco. Como dijo Paco González en la Cope: "The Special One, Pep Guardiola Two". Un título brillante. El de Pedrerol es más cutre, más suyo: "El derbi de Manchester acabó con bronca. Otra vez Mourinho-Guardiola". Como si fuera noticia que un partido que pierde Mourinho acabe con bronca, metiéndole el dedo en el ojo al técnico rival o escondido en el parking para insultar el árbitro. Vaya novedad estando Mourinho por medio. 

La cuestión es que Guardiola humilló en su casa a Mourinho (otra vez). A él y al millonario Manchester United, el club con el presupuesto más alto del mundo. Pero la lectura de Pedrerol siempre ha sido para Mourinho como si siguiera en el Real Madrid (y Guardiola en el Barça). Cuando llega un fracaso, mejor desviar la atención. ¿Cómo? "Vaya final de derbi con pelea salvaje". "Arteta sangrando y Mou golpeado en la cara". ¡Qué raro! Luego el redactor del vídeo, que seguro que se lleva un broncazo de Pedrerol, ha reconocido que "Mourinho entró en el vestuario del City para pedir más respeto y les insultó en portugués". Y claro, los brasileños del City lo entendieron todo y se lio parda. 

Real Madrid + política + violencia - Barça = Jugones​

Resulta que según Jugones "Mou ridiculizó la victoria del City porque sus dos goles fueron feos" (menudo uno para hablar de belleza en el fútbol). Un argumento digno de Mourinho para sacarse las pulgas de encima y no admitir que su concepto del fútbol lleva 20 años de retraso respecto a los tiempos que corren. Y lo de siempre: los jugadores del City se tiran, el árbitro no pitó dos penaltis... Nada nuevo. Las mismas excusas de perdedor que en el Inter, en el Real Madrid y en el Chelsea. Por eso seguramente el United de Mourinho está a once puntos del City en 16 jornadas. Seguro que es por eso. Por la misma razón que perdió en España dos de trres ligas ante Guardiola.

Pero dicho esto, que no es más que dejar el fútbol en un segundo plano para hablar de política deportiva que nada tiene que ver con el fútbol -mejor no hablar de fútbol, no sea que Guardiola quede bien parado y Mourinho mal librado-, Pedrerol ha entrado de lleno en la política pura y dura. El lazo de Guardiola le escuece tanto como sus éxitos y las constantes humillaciones a las que somete a Mourinho sobre el terreno de juego: "Ojo a lo que dijo ayer Guardiola, le da igual todo",  ha dicho refiriéndose a las palabras del técnico sobre si la Premier, la UEFA y la FIFA le quieren sancionar por llevar el polémico lazo, adelante. Y ha dicho Pedrerol refiriéndose a Guardiola: "lo importante es hacer política a costa del fútbol" ¿Y qué hace él cada día? "No se quitará el lazo y lanza un mensaje retador" y ha aprovechado Pedrerol para explicar su punto de vista subjetivo sobre la diferencia entre presos políticos y políticos presos. Política, política y más política.

Conmovedor. Nos hubiera gustado recrearnos con los "goles feos" del City ante el United, con los penaltis que según Mourinho no se pitaron o con el teatro de los jugadores del City. Pero eso es fútbol y aquí de lo que se trata es de mezclar la política con el fútbol. Pero sobre todo, mezclar política con política...con la excusa del fútbol. Y es que Pedrerol y sus fijaciones nos dejan sin fútbol en La Sexta.

Real Madrid + política + violencia - Barça = Jugones.


Deja tu Comentario