2017-12-11 08:12 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Mourinho recurre (de nuevo) a las tortas para encajar una derrota

El derbi de Manchester de este domingo fue un 'flashback' de la carrera del portugués en el Real Madrid.



Aquellos aficionados al fútbol que disfrutaron con la rivalidad entre Barça y Madrid que hubo hacia principios de esta década pudieron disfrutar ayer de un espectáculo a la altura. Después de dejar huella en LaLiga con sus Clásicos, Pep Guardiola y José Mourinho se vieron las caras este domingo en partido de Premier con sus respectivos equipos y un objetivo común: pugnar por el liderato, como primero y segundo clasificado. Un duelo de alta tensión que no sólo recordó a aquellos Barça-Madrid porque el portugués salió perdiendo, sino también por su lamentable forma de encajar la derrota.

Si durante su etapa en el Bernabéu el técnico luso insultó a los culés o llegó a meterle un dedo en el ojo a su entrenador, en esta ocasión decidió enzarzarse en una pelea en el túnel de vestuarios nada más consumarse su derrota. Ha informado de ello el 'Daily Mail', que apunta que se habría iniciado una trifulca camino de vestuarios, en el que el técnico 'red devil' habría adoptado un papel protagonista al enfrentarse con el meta 'citizen' Ederson.



Mourinho, protagonista en una pelea en el túnel de vestuarios

El mismo medio también se hace eco que en un momento concreto la pelea llegó a aglutinar más de 20 personas. La Cadena 'SER', por su parte, ha informado de que una botella lanzada por Lukaku abrió la ceja de Mikel Arteta, y también habría impactado en otro miembro del cuerpo técnico de Pep Guardiola.

Sin duda, hay cosas que nunca cambiarán. Ni siquiera con el tiempo y tras asumir que el técnico de Santpedor está muy por encima de él, Mourinho es capaz de asumir su incapacidad. Y lo que está consiguiendo es nada menos que trasladar la pésima imagen que se ganó en el fútbol español hacia su liga favorita, con lo que sólo tiene las de perder.


Deja tu Comentario