2017-12-11 16:12 Real Madrid Por: Redacción MB

París, la asignatura pendiente de Zidane

Zidane tendrá la asignatura pendiente de ser el primer entrenador que consigue ganar en Paris



Zinedine Zidane ya se enfrentó la pasada temporada al PSG, con una victoria y un empate para los blancos. En aquella ocasión, el gol de Nacho sirvió para que el que a la postre fue el campeón de Europa, doblegase al equipo de Emery en el Bernabéu, pero en el encuentro del Parque de los Príncipes, el Madrid no consiguió pasar del empate a 0 y siguió con su mala racha en la capital francesa.

Y es que el equipo que hoy entrena Zidane, ha jugado tres partidos en el estadio galo, donde no ha conseguido ganar en ninguno de ellos. Los otros dos precedentes corresponden a los cuartos de final de la UEFA en el año 93 y en la competición de la Recopa una temporada después.



En ambas eliminatorias, el PSG venció al Madrid tras imponerse en su estadio, y al igual que ocurre ahora, jugando el enfrentamiento de vuelta en Francia. Por tanto, Zidane tiene en su contra la historia, que, incluso el orden de los partidos, quiere que se repita, pero este Madrid es capaz de romperla y volverla a escribir desde 0.

El Madrid, históricamente muy superior

El Real Madrid es un club muy superior en historia al PSG, tanto en palmarés como en jugadores. Aunque actualmente las fuerzas están más equiparadas que nunca, la condición de ser el defensor del título, hace que el conjunto de Zidane sea el máximo favorito para pasar la eliminatoria, aunque sin duda se trata del emparejamiento más difícil de toda la ronda de Champions League.

El Madrid tendrá que sudar de lo lindo para parar a Neymar, Cavani y compañía, un equipo hecho a base de talonario que está demostrando que es candidato a todo.



Esperemos que haberse cruzado con el Madrid en una eliminatoria tan temprana deje sin opciones al equipo de Emery y tenga que volver a repetir el intento de hacerse con el campeonato a la temporada que viene.

El PSG muestra dudas

El PSG ha recibido en apenas cuatro días un bofetón de realidad. Tras un inicio de temporada fulgurante, sobre todo en Liga, donde la competencia es escasa, el nuevo equipo de Neymar está pasando por su semana negra. Y es que la racha que acumula es inédita viendo el bagaje del equipo esta campaña: el pasado fin de semana el equipo de Emery cayó con un equipo de la parte baja de la clasificación de la Ligue 1. Y en Champions, para terminar de culminar la pesadilla, los parisinos se dieron de bruces con un Bayern que no dudó en demostrar que el proyecto del jeque árabe está más que verde: 3-1 con un Neymar desaparecido.

Al brasileño ni se le vio en el Allianz Arena, donde por primera vez un equipo demostró que tras la talentosa fachada del nuevo PSG se encuentran problemas todavía muy importantes. Se llegó al descanso con 2-0 para los locales, gracias a los tantos de Lewandowski y de Tolisso. En la segunda parte tan sólo Kylian Mbappé dio muestras de querer darle la vuelta al encuentro, pero no encontró a un compañero en Neymar, que lejos de asumir el rol de líder que se le ha dado a su llegada al Parque de los Príncipes y que le ha valido todo tipo de privilegios, se escondió.


Deja tu Comentario