2017-12-13 17:12 Especial Clásico Por: Redacción MB

El Clásico ya tiene árbitro (y huele mal para el Barça)

Ya se ha designado colegiado para el partidazo de LaLiga, que será Sánchez Martínez



El árbitro murciano, Sánchez Martínez, será el encargado de dirigir el Clásico de LaLiga entre el Real Madrid y el FC Barcelona de la próxima semana, tras haber dirigido ya en una ocasión durante el campeonato a ambos equipos.

En sus anteriores partidos, tanto Madrid como Barça consiguieron la victoria. Los de Zidane doblegaron a Las Palmas por 3-0, mientras que los de Valverde ganaron en Girona por 0-2. Pero la historia de este árbitro viene de un poco más atrás, y es que fue el encargado de arbitrar el encuentro entre ambos conjuntos en la vuelta de la Supercopa de España, cuando el conjunto madridista venció y se llevó el título. Por tanto, no será su primer Clásico, aun llevando tan solo dos campañas en Primera División.



El murciano, por tanto, llevará la batuta del partido ante las atentas miradas de los barcelonistas, porque ya ha protagonizado varias escenas perjudiciales para el actual equipo de Valverde, concretamente con Sergio Busquets.

La lesión de Busquets

El año pasado, en un encuentro ante el Eibar, Gonzalo Escalante, jugador del equipo vasco, cometió una durísima entrada ante Sergio Busquets en la que Sánchez Martínez decidió no pitar ni falta.

Aquella entrada mantuvo al jugador del Barça durante tres semanas fuera de los terrenos de juego y era merecedora, cuando menos de amarilla, pero el colegiado quiso cerrar los ojos para perjudicar al equipo.



Además, en el partido de Girona, ambos protagonizaron otra escena, en lo que parece que el árbitro le tiene cogida la medida a Busquets. Y es que tras recibir una entrada el culé, Sánchez Martínez se dirigió hacia él con la tarjeta con intención de sacársela, pero finalmente reculó y se la mostró al futbolista del otro equipo catalán, Kayode.

Dembélé podría reaparecer en el Clásico

Grandes noticias en referencia a la recuperación de Ousmane Dembélé, que permanece fuera de la competición desde la lesión que se produjo en el partido de Liga ante el Getafe y que le obligó a pasar por el quirófano. Tras mucha espera, y un esfuerzo monumental por parte del crack, el francés ha sido la alegría de la última sesión del equipo, en la que ya ha participado junto a todos sus compañeros. Por primera vez desde sus dolencias, el galo se ha ejercitado con el resto de la plantilla en un rondo para medir su resistencia y estado.

Volver a jugar con sus compañeros no es más que el primer paso en las ambiciosas expectativas de recuperación del '11' que pasan nada menos que por tener minutos en el próximo Clásico de Liga, que tendrá lugar en el Santiago Bernabéu el día 23 de este mes, dentro de poco más de dos semanas. A pesar de que los plazos de recuperación dan por imposible que llegue a la cita, más todavía al tratarse de un partido de mucho desgaste y exigencia, Dembélé tiene entre ceja y ceja participar en el partido que puede dar medio título a su equipo.


Deja tu Comentario