2017-12-13 20:12 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Un providencial Bale mantiene vivo el objetivo del sextete en el Real Madrid (2-1)

El AlJazira se adelantó en el marcador, el VAR se confabuló contra el Real Madrid y Bale pone al Madrid en la final del Mundial marcado en la primera pelota que has tocado.



El Real Madrid disputará el sábado, a las seis de la tarde, la final del Mundial de clubs con la intención de revalidar el título conseguido el pasado año. El Gremio de Portoalegre espera después de que el equipo de Zidane se haya deshecho del Al Jazira con más dificultades de las previstas. El VAR se ha confabulado contra un Real Madrid que ha tenido en Gareth Bale a su jugador providencial. 

El portero Ali Khaseif ha sido el enemigo número uno del Real Madrid en la primera mitad, deteniendo hasta siete disparos de los hombrres de Zidane en su asalto constante a su portería. Cristiano tuvo tres ocasiones en los pirimeros minutos, pero el portero Ali Khaseif estaba muy inspirado. Luego repelió un disparo de Modric. Y más tarde detuvo un cabezazo con mucha intención de Benzema antes de detener otro disparo de Modric. El Madrid llegaba, pero sin pegada. Tenía el control del balón (74% de posesión en la primera mitad), pero faltaba agresividad defensiva para acomplejar a su modesto rival e intensidad ofensiva para desbordarlo. 



El VAR birla un gol al Real Madrid

La respuesta del Al Jazira a las embestidas blancas (esta vez de negro) eran tímidos contragolpes sin apenas peligro hasta que en el minuto 41 Romarinho ha culminado el sorpresón adelantando en el marcador a su equipo al culminar un contragolpe de forma certera rematando fuera del alcance de Keylor. Sorpresón por todo lo alto que llegaba después de que se le anulara un gol a Casemiro en el minuto 30 por la acción del VAR. La imagen demostraba que Benzema se encontraba en posición adelantada, pero no intervenía en la jugada. En cambio, Casemiro, el autor del gol, estaba en posición correcta. 

 

La cuestión es que el partido ha llegado al descanso con un preocupante 0-1 que pudo convertirse en 0-2 en los primeros compases de la segunda parte si el árbitro no hubiera apreciado fuera de juego por milímetros en una acción de Al Jazira, que se plantó ante Keylor Navas con dos jugadores, Ali Mabkhout y Boussoufa, pero el primero cometió la torpeza de ceder al balón al segundo, igerramente adelantado, y el gol quedó invalidado. Acto seguido el providencial portero Ali Khaseif tuvo que abandonar lesionado el terreno de juego y el Real Madrid se lanzó en tromba sobre la portería de Al Jazira consciente de la que se le venía encima.



Benzema, gafado; Bale, bendecido

El bombardeo fue constante, pero el balón no entró hasta el minuto 53 cuando Cristiano Ronaldo ha visto portería con un disparo cruzado raso. De esta manera Cristiano Ronaldo se convertía en el máximo goleador histórico de la competición (un récord más para su exitoso palmarés). Benzema ha seguido en su línea de los últimos partidos, con demasiados remates fallados y la desgracia de dos postes. Y finalmente al Madrid se le han abierto las puertas del cielo cuando Zidane ha sacado del campo a Benzema para dar entrada a Bale en su lugar. En la primera pelota que ha tocado el galés ha llegado el gol de la victoria del Real Madrid, el gol que le abre las puertas de una final en la que espera el Gremio de Portoalegre brasileño, que no dará las facilidades defensivas del Al Jazira y que exigirá a los madridistas una mayor intensidad en su juego.

Trámite cumplido. El Real Madrid está a 90 minutos del tercer título de la temporada camino del sextete.

 


Deja tu Comentario