2017-12-14 19:12 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

El tapado para suplir a Mascherano (que no es Yerri Mina)

El club ya valora otros nombres para el central tras la falta de confianza de Valverde en el colombiano



El adiós de Mascherano es cuestión de semanas y mientras el argentino negocia su  salida, el club ya baraja su recambio. La posición de central sigue trayendo de cabeza al equipo y, tras descartar nuevas incorporaciones en verano, en enero se vuelve obligatorio fichar a un defensa para el eje defensivo de Valverde. Y seguro que a Ernesto no le hace ninguna gracia, ya que fue él mismo quien pidió reforzarse con un nombre en concreto: Iñigo Martínez.

Y ese es el hombre que podría volver a sonar para el mercado invernal. Con la salida por sorpresa de Mascherano, el club tiene que actuar a contrarreloj y la solución pasa por fichar a un central de garantía o que requiera de poca negociación. En este sentido, la primera opción en las oficinas era clara: Yerri Mina. El central colombiano ya está atado y su incorporación costaría apenas 9 millones de euros en caso de adelantarla para el mercado invernal. Sin embargo, esta operación cuenta con una oposición firme desde el banquillo azulgrana. Valverde no quiere estar enseñándole a jugar a un central en plena temporada. Yerri es un jugador joven y por hacer, una apuesta de futuro que requeriría de una pretemporada para conocer el club y el fútbol europeo.



Es por ello que el técnico ha vuelto a comunicar que busquen la alternativa a Mascherano en Donosti. De nuevo, Iñigo Martínez. El central de la Real Sociedad estuvo ya en el punto de mira blaugrana este verano, pero algo pasó para que el fichaje se frenase en seco. Algo que, según algunas fuentes, tuvo mucho que ver con el rol de Mascherano y su jerarquía en el vestuario. En cualquier caso, el único fichaje que fue petición directa de Valverde no se consumó cuando parecía hecho y ahora veremos si el jugador está dispuesto a venir al Camp Nou.

El Barcelona apuesta por Íñigo Martinez

En caso de que finalmente el Barça se lanzase a por Íñigo Martínez no cambiarían las condiciones económicas del fichaje, pero sí la forma de llegar a ellas. En verano había un acuerdo para un traspaso por el valor de su cláusula (32 millones de euros), pero esta vez podría tener que abonarse ese fichaje pagando directamente la cláusula, de forma unilateral por parte del Barça.

La Real seguramente no esté dispuesta a llegar a un acuerdo en este momento en el que encontrar un recambio para el defensa sea más complicado. Además, si el Barça ejecuta la cláusula, la Real podría tener más tiempo para encontrar un recambio porque la normas de LaLiga permiten ampliar el mercado para aquellos clubes cuyos jugadores salen por la vía de la cláusula cuando el mercado está cerca de concluir.




Deja tu Comentario