2017-12-16 21:12 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

El Real Madrid ha empezado a ganar al Barça en Abu Dabi

Zidane ha conseguido que sus jugadores no cayeran en provocaciones y nadie ha visto la tarjeta roja que le hubiera impedido tomar parte en el clásico del próximo sábado en el Bernabéu.



Al Real Madrid le reservó la FIFA una encerrona en Abu Dabi. Si un jugador blanco veía la tarjeta roja en la final, no podría alinearse en el clásico del próximo sábado. ¿Qué tendrá que ver el Mundial de Clubes con el clásico de la Liga española?

La cuestión es que una espada de Damocles pendía sobre todos los jugadores del Real Madrid, especialmente sobre los que vieron la tarjeta amarilla, como ha sucedido hoy con Casemiro. Una segunda amonestación le habría dejado fuera del clásico. Y Zidane ha sido muy claro en la charla previa al partido. Pidió a sus hombres intensidad y agrersividad, pero huyendo de las faltas tontas y las provocaciones que pudieran llegar del bando rival. Eso es lo que más preoucupaba a Zidane, que jugadores como Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos pudieran perder la cabeza. Tanto el técnico como los jugadores tenían el clásico en sus pensamientos y había que actuar con sentido común.



Zidane tiene a toda su plantilla a su disposición

Finalmente, los jugadores han hecho caso a Zidane. Sólo Casemiro ha visto la tarjeta amarilla, de manera injusta, y Zidane podrá disponer de todo su arsenal de jugadores para enfrentarse al Barcelona e iniciar la recuperación dejando los ocho puntos que separan ahora mismo a ambos equipos en cinco. 

Zidane podrá contar con su plantilla al completo porque los últimos lesionados, Bale, Kovacic, Varane y Carvajal, están en perfectas condiciones. El futuro se tiñe de color blanco.

 




Deja tu Comentario