2017-12-18 00:12 FC Barcelona Por: Fede Peris

El madridista Mateu Lahoz hizo lo que pudo (sin éxito) para igualar la Liga

Tenía que parecer un accidente, pero son tantas las casualidades que no cuela. Esto tiene pinta de estrategia organizada de la clase arbitral contra el Barça.



Se entiende que la diferencia de once puntos que en este momento le lleva el FC Barcelona al Real Madrid hace daño a la vista y hiere muchos sentimientos antibarcelonistas, pero es lo que hay. Mateu Lahoz, un buen amigo del Real Madrid, ha dirigido el Barça-Depor y ha hecho todo lo que ha podido para echarle un cable al Real Madrid, pero los jugadores del Barça le han respondido con cinco goles como cinco soles. Mateu ha anulado uno que fue legal. Más no podía hacer, se habría notado demasiado.

Tres goles iguales anulados en 2017 son ya demasiadas casualidades

No podía Mateu Lahoz anularle cinco goles al Barça para evitar la humillación de los once puntos con los que el equipo azulgrana se presentará el sábado en el Bernabéu. Pero aún así le ha escatimado al equipo de Valverde un penalti de libro cometido sobre Luis Suárez, al que un defensa del Depor le ha regalado un patadón nítido en la tibia y dentro del área que se ha visto desde la tercera gradería. Pero Mateu ha mirado hacia otro lado, que es lo que hacen los árbitros cuando no están tranquilos con sus conciencias. Como tampoco ha querido ver el gol de Luis Suárez. "No, no, no, no ha entrado", le repetía a Luis Suárez el colegiado más admirado por Mourinho. "Ya lo verás por la tele". Y lo vio. Un gol como una casa. Como el de Sevilla ante el Betis del propio Luis Suárez. Como el de Valencia de Messi. Reincidencia con nocturnidad y alevosía. Tres veces el mismo gol anulado el mismo año. 



Esto no puede ser fruto de la casualidad. Puede suceder una vez, pero no dos ni tres. Y menos cuando a los árbitros que se equivocan gravemente contra el Barcelona les premian en lugar de enviarlos a la nevera. Tenía que parecer un accidente, pero no lo parece. Empieza a ser tan descarado que ya ni las mentiras de la casposa caverna madridista y su capacidad de inventarse locuras propagandísticas pueden tapar lo que es un escándalo de proporciones mayúsculas. Tres goles que han entrado y no se han señalado en el mismo año. Récord mundial. ¿Dónde se ha visto esto? 

Los locutores de Movistar + tampoco quisieron ver el gol de Luis Suárez

¿Qué premio le esperará a Mateu Lahoz por equivocarse gravemente contra el Barça? A Hernández Hernández, el del Benito Villamarín, le nombraron mejor árbitro de la temporada. Y es que el mejor sólo lo puede ser el que más ha sido capaz de perjudicar al Barça. Y luego hablan de villarato. ¡Qué escándalo! Y los locutores de Movistar + diciendo que el balón no entró hasta que finalmente, ante la evidencia de una imagen que no permitía equívocos, tuvieron que envainársela. Pero los tres hicieron todo lo que pudieron... por el Real Madrid y el montaje arbitral organizado para perjudicar al Barça


Deja tu Comentario