2017-12-18 09:12 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Luis Suárez no debería jugar el clásico del sábado

El culé, como viene siendo costumbre esta temporada, salió impune de otra agresión de roja directa.



Los culés volvieron a ver otro robo arbitral ayer en el partido que les enfrentó al Deportivo. Pese a que Mateu Lahoz ya les regaló un penalti -que a la postre Messi desaprovechó-, no faltaron las quejas culés aunque el equipo ganara por 4-0. Que si otro penalti, que si un gol anulado. Sin embargo, poca importancia le dieron a un lance del partido a poco de empezar que no sólo hubiera cambiado el signo del encuentro, sino que también hubiera hecho tambalear seriamente la estrategia azulgrana de cara al Clásico de este fin de semana.

El protagonista, como no puede ser de otra forma, es Luis Suárez. El jugador culé más sucio dejó otra agresión para la hemeroteca, que como siempre no fue castigada. Corría el minuto 17 cuando, en plena carrera con el visitante Schar, el delantero soltó un impotente codazo que dejó al rival tendido sobre el césped. Como era de esperar viendo los demás precedentes este curso, el árbitro tan sólo señaló falta y no se atrevió a castigar una agresión que merecía la roja de forma indiscutible.



Por culpa de eso, Suárez no sólo abrió la lata y marcó otro gol luego, sino que además podrá jugar de forma injusta en el Santiago Bernabéu. Una presencia que no se daría de haber sido más justo el colegiado al expulsar al delantero, que debería estar varios partidos sin jugar después de su acción. Sin embargo, queda claro otra vez que el atacante tiene carta blanca para pegar a quien quiera sobre el terreno de juego sin que haya consecuencias para él.

En el vestuario merengue la noticia no ha sentado nada bien: más allá de la protección arbitral, los jugadores merengues no están dispuestos a ser la siguiente víctima en la larga lista de agresiones del uruguayo.

La agresión de Suárez sobre Schar que debería haberle dejado sin Clásico


Deja tu Comentario