2017-12-18 12:12 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Valverde queda retratado con el pasillo que no dejan hacer al Barça

Tomás Roncero dice que la decisión de no hacerle el pasillo al Real Madrid es "el reflejo de la obsesión que hay siempre con el Real Madrid al otro lado del Puente Aéreo".



Ernesto Valverde ha quedado retratado haciendo suya la versión que le han impuesto desde la directiva del FC Barcelona para que el equipo culé no le haga el pasillo al Real Madrid el próximo sábado después de proclamarse campeón del mundo.

El técnico del Barcelona ha quedado en mal lugar porque en la temporada 2009-10, siendo entrenador del Villarreal, no tuvo ningún inconveniente en que sus jugadores rindieran honores al Barcelona después de conseguir la misma competición que ahora ha ganado el Real Madrid. El Villarreal le hizo entonces el pasillo al Barcelona de Guardiola, que venía de ganar el sextete. Sorprende, pues, que el mismo entrenador que en su momento vio bien homenajear al rival por ser campeón del mundo, ahora se niegue a hacerlo con el Real Madrid. La decisión no es suya, le viene impuesta desde arriba, pero no ha tenido ningún inconveniente en hacerse cómplice de este acto de antideportividad.



Desde 1998 han sido cinco las oportunidades que se han producido de hacerle el pasillo al Real Madrid y el FC Barcelona por sus triunfos en el Mundial de Clubes. Sólo el Sevilla y l´Hospitalet, porque así lo pidió Guardiola, no lo hicieron.

Tomás Roncero desenmascara a Valverde

Tomás Roncero descubre hoy en As la cruda realidad que deja retratado a Ernesto Valverde: "Valverde sí hubiera hecho el pasillo. Así lo explica:

"Fin al morbo. No habrá pasillo el sábado en el Clásico. Tampoco me quitaba el sueño, pero no deja de ser el reflejo de la obsesión que hay siempre con el Madrid al otro lado del Puente Aéreo. Estoy convencido de que Valverde, un señor donde los haya, habría visto con buenos ojos un ritual que va más acorde con el fair play y las buenas maneras que otra cosa. De hecho, el propio Valverde le hizo pasillo al Barcelona en 2010 cuando entrenaba al Villarreal y venían los azulgrana de ganar el Mundial de Clubes. El Barça ha perdido una buena oportunidad de alimentar sus famosos valores, que para que sean creíbles hay que ejercitarlos y no publicitarlos.



Si el hecho de que no haya pasillo quita agresividad dialéctica entre ambas partes de aquí al sábado lo daré por bueno. Pero que conste que si un día le toca al Madrid, yo aplaudiré que sí haya pasillo. Con el Barça siento máxima rivalidad deportiva, pero complejo ninguno. Con pasillo o sin pasillo, el Madrid responderá en el campo. Lo demás son cuestiones baladíes para alimentar las charletas animadas de los grupos de Whatsapp ..."


Deja tu Comentario