2017-12-19 10:12 FC Barcelona Por: Fede Peris

Las tres torpezas (gravísimas) de Bartomeu, Robert Fernández y Amor

La diplomacia no es el fuerte del Barça: Bartomeu, Robert Fernández y Amor han cometido tres graves errores en las últimas horas.



Mientras al presidente Bartomeu le sorprenden rajando contra el mismo independentismo catalán, el mismo que en Madrid dicen que maneja el Barça, Robert Fernández se gana una amenaza del Gremio de Porto Alegre por ponerle la camiseta del Barça a Arthur, y Amor pone en riesgo los fichajes de futuro del club por hablar más de la cuenta de Griezmann.

La diplomacia no es el punto fuerte del Barça

Queda claro que la diplomacia no es el punto fuerte del Barça. El presidente pica y cae en la trampa de una cámara oculta para echarse encima al independentismo, del que dice que presiona al club, le pide dinero y le quiere echar de la presidencia. Antes le machacaban desde Madrid por su manga ancha con el independentismo. Ahora también le crucificarán en casa. Bartomeu, tan prudente con la prensa, se ha comportado como un pardillo ante un supuesto socio que le ha tirado de la lengua. Al presidente del Barça no le pueden pasar estas cosas. No pueden pillarle en un renuncio y caer en una emboscada como un becario que no conoce el negocio que se lleva entre manos.



La torpeza de Robert Fernández y Guillermo Amor

Luego llegó la torpeza de Robert Fernández, que negociando con Arthur, la estrella brasileña del Gremio de Porto Alegre, aprovechó una foto de familia para enfundarle al jugador la camiseta del Barça y hacer públicas sus intenciones en las redes sociales. ¿Se pueden hacer peor las cosas? En cuanto la imagen ha llegado al Gremio de Porto Alegre han puesto en grito del cielo, con amenaza incluida de denuncia a la FIFA por negociar con un futbolista con contrato en vigor.

Y tres cuartos de lo mismo con Guillermo Amor. Le preguntan en el descanso del partido Barça-Depor por el interés del Barça por Griezmann y cae de cuatro patas afirmando que hay negociaciones, lo que ha generado la indignación en el Atlético hasta el punto de hacer llegar a presentar una denuncia a la FIFA que puede acarrearle al club otro severo castigo por incumplir la ley quedándose entre una y dos ventanas del mercado de fichajes sin posibilidad de realizar ninguna adquisición. Para acabarlo de arreglar, Amor afirmó que "puede ser que haya habido un acercamiento y que haya buena sintonía. Es el trabajo del club que se suele hacer". Es decir, es tradición en el Barça negociar con futbolistas que tienen contrato en vigor.

Chelsea, Nantes y Roma fueron sancionados por lo mismo con dos ventanas sin fichar. El Barça, que ya ha pasado por eso, puede volver a caer en el mismo castigo. ¿Cómo es posible que una entidad con 700 millones de euros de presupuesto pueda caer en torpezas tan elementales? ¿No da el presupuesto para un portavoz como Dios manda? No es necesario que posea la oratoria de Demóstenes. Basta con que no diga tonterías que le puedan salir caras al club. 




Deja tu Comentario