2017-12-19 19:12 Leo Messi Por: Fede Peris

Messi le tiene más ganas que nunca al Real Madrid

Messi llega al Bernabéu como máximo goleador histórico del clásico, por encima de Cristiano Ronaldo, y con ganas de volver a enseñar la camiseta del número uno verdadero al público del Real Madrid.



La gran suerte del FC Barcelona en el clásico que disputará el sábado en el Bernabéu con la intención de liquidar la Liga a su favor es que Leo Messi llega a ese partido megamotivado y con el deseo de volver a enseñar al público del Real Madrid la camiseta del verdadero número uno mundial, por si han tenido tentaciones de olvidarlo tras la exhibición del año pasado.

En su última visita liguera al Bernabéu, Messi se quedó descansado firmando en los últimos compases del partido el 2-3 que decidía el clásico a favor del Barça. Y es que Messi, además de ser el máximo goleador de la historia de los clásicos, tiene una sintonía especial con el Bernabéu. Es un estadio que le motiva. Cuantos más insultos, mejor juega. Así se entiende que en 18 partidos jugados allí haya crucificado al Real Madrid con 14 goles. en total le ha metido al Real Madrid 24 goles en los 36 partidos que ha disputado frente al equipo blanco en competiciones oficiales.



Y esta vez Messi quiere dejar claro ante el mundo entero quién es el número uno de verdad ante un Cristiano cuyos registros goleadores frente el Barça son inferiores. En el histórico, a Messi, con 24 goles, le sigue Alfredo Di Stéfano y Cristiano Ronaldo con sólo 17.

Messi se ha propuesto tapar muchas bocas

Messi quiere taparle la boca a esa prensa servil que junta letras al servicio de Florentino Pérez, esa prensa que le ha cuestionado y que ha cometido la insolencia de poner a Cristiano Ronaldo a su altura por el mero hecho de que le han regalado el título de mejor jugador del mundo cinco veces sin merecerlo. Curiosamente, Cristiano Ronaldo, en Liga, presenta un balance muy pobre ante el Barcelona. Siempre superado. Apenas ha podido marcarle al Barcelona desde el punto de penalti, porque ver a Messi campando a sus anchas en su propia casa le desborda y bloquea. Así se explica la colección de resultados positivos que el Barcelona ha sacado del Bernabéu en los últimos años con la presencia de Cristiano Ronaldo en el campo.

Messi saldrá al césped del Bernabéu motivadísimo y consciente de que una victoria del Barça dejaría al Real Madrid muerto a 14 puntos de la cabeza cuando todavía no ha finalizado la primera vuelta, lo que advierte que a final de temporada la diferencia entre unos y otros puede ser sencillamente escandalosa. Además, Messi jugará con la tranquilidad que da saber que una derrota no cambiaría nada, que las cosas seguirían igual y que el Real Madrid seguiría dependiendo del Barça para ser campeón. En este clásico el Madrid puede perder la Liga, pero el Barça, pase lo que pase, mantendrá inactas sus posibilidades.



Messi huele la sangre

Y Messi busca una actuación estelar de las suyas ante una afición que le insulta, pero también cuestiona a su propia vedette, algo que no ha sucedido jamás en el Camp Nou. Ese detalle forma parte de los celos que siente Cristiano Ronaldo por Messi, dado que le gustaría que en su club le trataran, en todos los sentidos, como Messi es tratado en el Barça y en Barcelona. Siempre los celos y de quien sifruta de ser el número uno sin serlo.

Messi huele la sangre en el Bernabéu y desea más que nunca pegar el hachazo definitivo a un equipo que va dando tumbos en esta Liga y al que se puede noquear de manera definitiva con un partidazo.

 


Deja tu Comentario