2017-12-20 15:12 Prensa Merengue Por: Fede Peris

La Caverna madridista tira de "pasillo" para tapar sus miserias

El aparato de propaganda del Real Madrid distrae al personal con el pasillo para no hablar de la auténtica realidad del Barça y Real Madrid en esta Liga.



Cuando la realidad le es adversa al Real Madrid, su aparato propagandístico formado por flautistas amaestrados que tiene repartidos por los medios de comunicación "vecinos" se dedica a dar palmas a su presidente, a tocar la música que les ponen delante y a retorcer la actualidad siempre en la misma dirección: a favor del Real Madrid y en contra del Barça.

Y ahora,a pocas horas del clásico, toca hablar poco de fútbol. No es momento de sacar pecho a once puntos del Barcelona y a un paso de quedar fuera de LaLiga (y el sextete y todos los sueños imposibles), el tema deportivo es lo que menos interesa a los profesionales de la manipulación que escriben y hablan con la bufanda del Real Madrid puesta.  Ahora toca hablar del pasillo y de los cuestionados "valors" del Barça por negarse a hacerlo. Ellos buscan humillación en ese pasillo, y los jugadores del Barça no se la van a dar, por mucho que en los prolegómenos nos intenten colar que las cinco copas conseguidas por el Real Madrid en 2017 tienen el mismo valor que el sextete, algo que sólo ha logrado el Barcelona en toda la historia del fútbol.



Las mentiras de la Caverna madridista

La realidad, la auténtica realidad, es con con pasillo o sin él el Barça se presenta en el Bernabéu el 23 de diciembre, sin haber acabado aún la primera vuelta, con once puntos de ventaja sobre el Real Madrid, sin conocer la derrota, con Messi como pichichi, con Luis Suárez como tercer clasifcado en el ranking de goleadores, con Paulinho con más goles acumulados que cualquier jugador del Real Madrid, con Ter Stegen como portero menos goleado y con la mejor defensa de Europa, con cuatro puntos birlados por los árbitros y... sin Dembélé el gran crack fichado esta temporada. Y, por supuesto, sin Neymar, el sueño imposible del Real Madrid. Todo eso es lo que duele en la capital de España. Por eso recurren al pasillo como clavo ardiendo para distraer la atención y anestesiar al personal, no vaya a ser que se plantee por qué está el Barça tan bien y el Real Madrid tan mal.

El Barça le está demostrando a Florentino Pérez que sin Neymar se puede borrar del mapa al Real Madrid galáctico, el que tiene al Balón de Oro... y a la espera del regreso de Dembélé, que todavía no ha opinado en este debate.

Pero nada de eso es importante para los medios que nos bombardean a todos desde la capital de España tomada por los intereses blancos. Lo verdaderamente importante es que el Barça no le hará el pasillo al Real Madrid. Y eso sólo se explica allí por el acomplejamiento de un equipo que se presenta en el Bernabéu "humillado", pero con once puntos de ventaja. 



¡Benditos complejos!


Deja tu Comentario