2017-12-21 16:12 Especial Clásico Por: Redacción MB

Piqué de pequeño quería ser como Fernando Hierro

El central Piqué creció teniendo como referencia al gran mito madridista, en el que se inspiraba



Los protagonistas de El Clásico de este sábado han comentado para el diario AS sobre sus referentes de cuando eran pequeños, siendo de lo más reseñable la aportación de Gerard Piqué. El central catalán quería ser, nada más y nada menos, como Fernando Hierro. El ex capitán blanco era el espejo en el que se miraba Piqué y creció viéndole jugar.

Pero no es el único, ya que varios jugadores culés alcanzaron la madurez deportiva viendo jugar al actual técnico madridista: Zidane.



¿A quién se querían parecer los barcelonistas?

Dentro de los jugadores del Barça, hay varios casos que se fijaban en figuras madridistas, más allá de Piqué, y es que, Sergi Roberto, por ejemplo, quería ser como Zidane. Por su parte, el central francés Umtiti siempre se ha fijado en Sergio Ramos, rivales este fin de semana (aunque el culé no podrá jugar por lesión).

Otros como Rakitic, se fijó en el también madridista Prosinecki, mientras que Dembélé tenía como ídolo a David Beckham. En otro sentido, el ídolo de Ter Stegen siempre fue Kahn; Busquets se decanta por el ex jugador del Arsenal Vieira; y Jordi Alba afirma que era fan de Rivaldo.

El actual capitán culé, Iniesta, siempre se fijó en otro de los grandes capitanes de la entidad, y que también fue su entrenador: Guardiola, mientras que Luis Suárez tiró hacia la delantera y tenía de ídolo a Batistuta.



Por último, Messi asegura que su gran referente siempre fue Pablo Aimar.

¿Y los madridistas?

Por parte de los jugadores madridistas hay mucho hay mucho donde elegir: Para Keylor Navas, su espejo era Lester Morgan. A partir de ahí, y en la defensa, casi todos menos Ramos, que se decanta por Canniggia, han elegido a futbolistas de la historia pasada del Madrid. Para Varane también es Hierro, para Carvajal, es Salgado, y para Marcelo, como no, Roberto Carlos.

En el centro del campo, Casemiro también ha escogido a su entrenador, Zidane, mientras que Modric se decanta por un mito croata: Boban. Por su parte, Kroos tenía como ídolo a Micoud e Isco al gran Romario.

En la delantera, Karim Benzema, como ha dicho en varias ocasiones, se fijaba en Ronaldo Nazario, y Cristiano Ronaldo en su compatriota Eusebio.


Deja tu Comentario