2017-12-23 14:12 Real Madrid Por: Ricard Cardona

El Madrid no necesitó pasillo para montar su fiesta

El club blanco exhibió sus cinco títulos del año antes del partido ante el Barcelona



El Madrid tuvo que ver cómo el Barcelona hacía gala de su falta de valores y no le hizo el pasillo. Sin embargo, eso no fue obstáculo para que la afición blanca y el equipo pudiera montar una fiesta homenaje al mejor equipo del mundo ante su mayor rival.

Los futbolistas del Barcelona se negaron a mostrar respeto a sus compañeros pero sí que tuvieron que aguantar cómo el Bernabéu y el mundo del fútbol le rendía pleitesía al equipo de Zidane. El partido empezó con la conciencia clara de que pasase lo que pasase en el césped depsués, no hay nada como el Real Madrid.



Así fue la fiesta blanca 

El Bernabéu preparó un tifo enorme que cubría todo el gol del estadio con un vikingo gigantesco  y un lema claro "BLANCA NAVIDAD". No un vikingo cualquiera, sino que era el vikingo glorioso del Madrid acompañado de sus cinco trofeos brillantes que han ganado los blancos. Un tifo para recordarles al Barcelona y a todos quién manda.

Pocos instantes después, el Bernabéu pudo ver en persona el último título. El Mundial de clubes logrado en Abu Dabi fue otorgado a Sergio Ramos y ofrecido a la afición ante la envidia de los jugadores catalanes y la ovación rendida del público del Santiago Bernabeu.


Deja tu Comentario