2017-12-23 15:12 FC Barcelona Por: Aleix García

Las claves del paseo del Barça en el Santiago Bernabéu

Cuando el Barça comenzó a tocar, el Real Madrid no fue capaz de parar al equipo de Ernesto Valverde. 0-3 y paseo en el Santiago Bernabéu-



Jon Aspiazu, segundo entrenador del FC Barcelona, avisó en beIN Sports durante la previa de El Clásico que no esperaban ninguna sorpresa del Real Madrid, pero se equivocaron. Zinedine Zidane dejó a Isco Alarcón en el banquillo, que ni siquiera terminó saliendo, y puso en el once titular a Mateo Kovacic. Todo el mundo esperaba que el galo repitiera la táctica empleada en la ida de la Supercopa de España, situando al croata como principal marcador de Lionel Messi, pero no fue así y lo puso en la mediapunta.

El Real Madrid fue superior en el primer tiempo, pero llevó poco peligro a la portería de Ter Stegen. La defensa del FC Barcelona estuvo muy sólida atrás, con Sergi Roberto bien defensivamente, la pareja formada por Gerard Piqué y Thomas Vermaelen a un gran nivel, y Jordi Alba siendo un puñal en la banda izquierda. No obstante, el ataque no terminó de estar fluido. Luis Suárez estuvo muy desplazado a banda, mientras que Lionel Messi se movió por los pocos espacios que habían intentado distribuir el esférico a un Paulinho que se situó en el centro.



El juego de toque decantó la balanza

La segunda mitad fue totalmente distinta a la primera. Ernesto Valverde cambió conceptos e hizo ver a sus jugadores lo que ya intentaba hacer ver Iniesta durante el primer tiempo: había que jugar con calma, tranquilidad, tocando y tocando, como ellos saben. Sergio Busquets y Andrés Iniesta se aliaron con Lionel Messi, y a partir de aquí el Barça comenzó a rodar. Y casualmente, esto coincidió con el marcaje al hombre de Kovacic sobre el argentino, ya que Zidane cambió este concepto en el segundo tiempo.

De hecho, este cambio de concepto quedó tan patente que, en la jugada del gol de Luis Suárez, la defensa del Real Madrid le hizo un auténtico pasillo a Ivan Rakitic, que realizó un partidazo, por culpa de Kovacic, que se quedó pegado a un Lionel Messi que estuvo pillo y no se sumó al ataque para no molestar a sus compañeros. El segundo gol llegó unos minutos más tarde, de penalti, gracias a unas manos de Dani Carvajal que conllevaron su justa expulsión.

Valverde realizó cambios con el partido con 0-2 a favor, y no le terminaron de ir demasiado bien. Sergi Roberto pasó al centro del campo, se perdió capacidad de toque sin Andrés Iniesta y tanto Nélson Semedo como André Gomes no terminaron de estar fluidos. Sin embargo, eso no impidió que llegara el tercero, por medio de Aleix Vidal.




Deja tu Comentario