2017-12-24 13:12 FC Barcelona Por: Fede Peris

El Barça ha salido ganando con la marcha de Neymar

La salida de Neymar, al margen de dejar 222 millones, ha servido al Barça para recuperar su mejor versión en juego colectivo.



A estas altruas nadie en su sano juicio puede cuestionar la calidad individual que atesora Neymar, pero tampoco es cuestionable que tras la marcha del Camp Nou de la estrella brasileña el Barça ha dado un paso adelante como equipo.

Con Neymar la pasada temporada el Barça quedó apeado de la Champions League en los cuartos de final por la Juventus. Sin Neymar este año el Barça le ha devuelto a la Juve el mismo resultado de la temporada pasada, pero a la inversa: 3-0. El año pasado con Neymar el Barça tampoco ganó la Liga y tuvo que inclinarse ante el Real Madrid. Este año, sin Neymar, el antiguo campeón está ya a 14 puntos cuando todavía no ha concluido la primera vuelta y se ha llevado un repaso en el Bernabéu. Con Neymar esta misma temporada, en el mes de agosto, el Barça se enfrentó dos veces al Real Madrid en la Supercopa de España: derrota por 1-3 en el Camp Nou y derrota por 2-0 en el Bernabéu.



Esa es la realidad. Aunque parezca un contrasentido, el Barça ha salido ganando sin Neymar, que ahora es el gran objetivo de Florentino Pérez para devolver la ilusión a su hinchada. Al margen de recuperar la mejor versión de Jordi Alba, que se ha hecho el amo y señor de toda la banda izquierda, el Barça ha recuperado los mecanismos del juego colectivo al no tener que dispersar el foco del juego atacante. 

El Barça y Messi han salido ganando con la marcha de Neymar

También Messi ha salido ganando. Nadie le discute su liderazgo, todo el juego pasa por sus botas y desde sus botas salen balones de oro para que sus compañeros los aprovechen. Al margen de problemas de celos evidentes que se produjeron en el Barça durante la estancia de Neymar en el vestuario del Camp Nou, el Barça ha ganado en seriedad como colectivo. Su defensa es más seria y ordenada, el centro del campo presiona mejor y Messi y Luis Suárez se aprovechan más de la disciplina de juego que ha logrado imponer Valverde al equipo. Menos florituras y más eficacia.

La marcha de Neymar ha servido para que el Barça gane 222 millones y mejore su rendimiento. Negocio redondo. Y a todo esto, está y se le espera Ousmane Dembélé. Hasta ahora el Barça ha protagonizado un inicio de temporada triunfal sin prácticamente haber utilizado al sustituto de Neymar. Veremos si el francés es capaz de mejorar con su aportación el nivel de este Barça de Valverde que empieza a obtener la catalogación de sublime.




Deja tu Comentario