2017-12-25 23:12 Leo Messi Por: Fede Peris

¡Brutal! Messi no corrió para humillar al Real Madrid en el clásico

Leo Messi se paseó por el Bernabéu, fue el que menos corrió y, a la vez, el más rápido, generando nueve ocasiones de gol.



El dato más humillante de la derrota del Real Madrid en el Bernabéu ante el FC Barcelona en el clásico del 0-3 lo desvela en su edición de hoy El Periódico de Catalunya. Messi ni se dignó a sudar un poco la camiseta para infligir al equipo blanco una humillación en toda regla.

Messi desarboló al Real Madrid andando

Messi desarboló al Real Madrid andando. Es decir, el juego del Real Madrid no obligó a Messi a dignarse a correr. Se limitó a andar la mayor parte del partido mientras los jugadores blancos iban como locos corriendo detrás del balón sin conseguir alcanzarlo. De los 90 minutos que duró el clásico Messi caminó el 83,10% del total, fue al trote el 10,80%, corrió el 4,95% y esprintó el 1,15% según el estudio realizado por El Periódico durante el partido que Messi jugó en el clásico contra el Real Madrid. 



Los resultados de este informe amplían la dosis de humillación en la derrota del Real Madrid. Messi ni se dignó a correr para pasar al Real Madrid por la piedra en su propio estadio. Tampoco es novedad. Messi acostumbra a aparecer en los partidos mediada la segunda parte después de que sus compañeros hayan hecho el trabajo sucio controlando el balón y agotando al rival obligándole a correr detrás de él. Es entonces cuando aparece el Messi más decisivo y fresco, cortando la respiración a los defensas rivales con sus embestidas.

Messi fue el que menos corrió y también el más rápido

Messi fue decisivo en el primer gol del Barça, aunque no intervino en él. Rakitic se encontró un pasillo por el centro porque Kovavic, el hombre que debía haberle cerrado el paso, se fue con Messi a un lado siguiendo las instrucciones de Zidane. Messi participó en el gol sin correr. En el segundo gol su participación fue decisiva en la jugada que precipitó el penalti de Carvajal. Y en el tercero, aún sin bota, su contribución fue vital en el gol de Aleix Vidal

Y todo eso al trote... o caminando y forzando el ritmo sólo cuando la ocasión lo requirió. Y es que el que gana no es el que corre más, sino el que lo hace con más inteligencia y dosifica mejor sus esfuerzos. 



El Periódico recuerda que, "andando", Messi hizo el triple de regates que todo el Real Madrid junto (6-2). Curiosamente los dos regates blancos los hicieron Kovacic y Modric. Ni uno solo del Balón de Oro Cristiano Ronaldo. Y curiosamente, también, fue el que menos corrió, pero también el más veloz del clásico, alcanzando los 33, 59 kilómetros por hora para generar hasta nueve ocasiones de gol. 

Una estadística que se suma a la humillación que de por sí suposo el tante del clásico. En el caso de Leo Messi queda claro que no hay peor ciego que el que no quiere ver. 

 


Deja tu Comentario