2017-12-27 10:12 Fichajes Por: Ricard Cardona

El irregular rendimiento de los 15 últimos fichajes de invierno

Las apuestas merengues en la ventana invernal de fichajes no siempre han salido bien.



El de Kepa Arrizabalaga será, con casi toda probabilidad, el primero de los fichajes del Real Madrid en este mercado de invierno, que podrían terminar siendo más en caso de que el club merengue encuentre algún jugador del perfil adecuado con números de poner rumbo al Santiago Bernabéu. La debacle en el último Clásico, sumado al muy mejorable bagaje en esta Liga, obliga al equipo a mover ficha con refuerzos. Aun así, la historia ha demostrado que no siempre que se ha fichado en enero ha sido una buena idea. Los últimos precedentes guardan buenas operaciones y otras nefastas.

Quizás la más provechosa de todas fue la llegada de Marcelo, actual segundo capitán del equipo. Al iniciar 2006, fichó procedente del Fluminense brasileño a cambio de 6 millones de euros. Una inversión maravillosa a la que el club blanco ha sacado mucho partido. De la mano del carioca también llegó otra gran apuesta, Gonzalo Higuaín, que dio buenos resultados como delantero hasta que puso rumbo al Nápoles.



El mercado de invierno, una opción arriesgada para el Real Madrid.

Junto a ellos también llegaron Gago, que tuvo un rendimiento irregular hasta que Xabi Alonso le ganó el sitio a su llegada, y Cassano, cuyo carácter no ayudó a cuajar. Dos roles discretos que tuvieron Gravesen, Cicinho Portillo, quienes fueron refuerzos invernales anteriormente. En 2008, llegaron Parejo y Lass Diarra, y un año más tarde se probó suerte con Huntelaar y Faubert. El caso de este último fue especialmente llamativo, por el sobrepeso que presentó durante su corta etapa merengue.

Tres nombres destacan como fichajes de invierno esta década. El primero fue Adebayor, que llegó a préstamo con opción de compra, que el Real Madrid no llegó a ejecutar. En pleno revuelo con Casillas y Mourinho, el portugués avaló en 2013 la llegada de Diego López, que al año siguiente se marchó al Milan. El último fichaje de enero resultó un auténtico fracaso. Se trata de Lucas Silva, por el que el club blanco pagó 13 millones y nunca tuvo continuidad en el Bernabéu.


Deja tu Comentario