2018-01-03 18:01 Reportajes Por: Fede Peris

Las claves del éxito de Valverde: así ha conquistado al vestuario

La armonía que reina en la relación técnico-jugadores, clave en la trayectoria del Barça esta temporada.



El Barcelona empieza el año 2018 de la mejor forma posible. Los azulgranas están líderes destacadísimos del campeonato de liga (9 puntos sobre el segundo y 14 sobre el Real Madrid, se clasificaron con autoridad para Octavos de Champions y siguen vivos en Copa del Rey. Por si eso fuera poco, el año pasado terminó con una nueva exhibición en el Bernabéu por 0 a 3, algo inimaginable hace muy pocos meses. Y en esta transformación ha habido una figura clave: Ernesto Valverde.

El técnico le ha dado la vuelta a la situación gracias a su manera de hacer las cosas. El Txingurri es un hombre tranquilo y con las ideas muy claras. No hay que olvidar que Valverde tiene una larga trayectoria como técnico, en todo tipo de equipos y situaciones. A diferencia de los últimos técnicos en Can Barça, como Guardiola y Luis Enrique, que empezaban sus carreras como entrenadores.



Valverde ha traído trabajo y resultados

Ernesto sabía lo que quería y, a pesar de no tener la plantilla que él pidió, siempre apostó por sus jugadores. Cuando todo el mundo se rasgaba las vestiduras por la marcha de Neymar y el fracaso en el mercado de fichajes, Ernesto no perdió la calma. Valverde confía más que nadie en la fuerza del bloque y el colectivo, y así se ha demostrado. En estos meses de competición, el entrenador azulgrana ha callado muchas bocas.
Ernesto siempre se ha mostrado tranquilo con su plantilla. Mucho más, incluso, que, desde la secretaría técnica, que intentaron fichar hasta el último segundo a cualquier precio. Ernesto sabía que más allá de los nombres, lo importante era conseguir un EQUIPO. La fórmula era sencilla: con un bloque sólido y con Messi, se puede aspirar a todo. Los jugadores confían en él, se los ha ganado con su sentido común, sin estridencia ni ganas de protagonismo innecesario. Un perfil distinto a Luis Enrique, cuyas formas a menudo disgustaban al vestuario. Ernesto es de perfil bajo, muy propio del ADN Barça.
Con Valverde, la importancia es de los jugadores. Todos se sienten importantes, incluso nombres como Vermaelen, Alcácer o Aleix Vidal. Podría parecer descabellado que, tras la marcha de Neymar, el equipo se encontrase más cómodo, pero es así. Los jugadores se sienten más importantes, sin dependencia del Tridente. Se sienten muy cómodos tanto con el técnico como dentro del césped, donde se sienten trascendentes por igual.


Deja tu Comentario