2018-01-07 23:01 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

El Real Madrid tira la Liga y se pone a 16 puntos del Barça (2-2)

Pésima segunda mitad de un Real Madrid que ha decidido borrarse definitivamente de La Liga.



El Real Madrid ha conseguido un punto en Balaidos después de empatar a dos el encuentro de la decimoctava jornada de LaLiga ante el Celta. Empezó marcando Wass, y Bale le dio la vuelta al marcador en apenas seis minutos. Con 1-2 se llegó al descanso y parecía que el Real Madrid, que en la primera parte había ido de menos a más, acabaría de rematar a su rival en la segunda mitad. Nada más lejos de la realidad. Los hombres de Zidane se durmieron en sus laureles y abrieron paso al Celta para que igualara el partido a nueve minutos del final. Con el empate a dos, el Real Madrid vuelve a casa a 16 puntos del Barça.



Suerte que estaba Gareth Bale

Balaídos es un campo que no se le daba mal al Madrid últimamente, pues los blancos se han impuesto ahí en nueve de sus últimas 12 visitas. Pero esta vez se rompió la trtadición. El Madrid no ha perdido en Vigo, pero tampoco ha ganado. Y necesitaba ganar si realmente aspiraba a aprovechar las ya escasas posibilidades que aun tenia de revalidar el titulo de Liga. Pero el Madrid que hoy se ha visto en Vigo poco o nada tenía que ver con el que llegó aquí la temporada pasada jugándose la Liga y ganando por 1-4. Aquel Madrid tenía hambre de gloria y sed de victorias. Este saltó al césped con cara de derrotado. La diferencia que separa al equipo blanco del Barça parece haber hecho mella en los jugadores. Sólo así se entiende que hayan tirado la Liga en Vigo, dando la impresión de que no van a gastar más energías en este torneo y que las van a reservar para la Champions League y la Copa del Rey. 

Se le va a hacer muy larga la Liga a este Real Madrid cuando ni tan siquiera se ha liquidado la primera vuelta del torneo. Pero es lo que hay. Hoy ha vuelto a fallar el espíritu, la intensidad, la agreesividad, las ganas de vencer. Cristiano Ronaldo ha deambulado por el campo durante todo el partido como alma en pena. Y no ha sido el único crack que ha estado por debajo de lo que se espera de él. Afortunadamente, esta vez estaba Bale, que en cuatro minutos ha hecho lo que Benzema, hoy ausente, no ha sabido hacer a lo largo de la temporada: marcar goles.



El Madrid echó de menos a Ramos y Carvajal

Tampoco estaban Sergio Ramos y Carvajal, dos hombres que imprimen carácter y son capaces de contagiar a sus compañeros. Su ausencia la ha acusado el Real Madrid tanto en su juego como en la motivación que estos dos jugadores consiguen de sus compañeros en el vestuario. 

A los dos minutos de juego Bale ya dispuso de una ocasión para desnivelar el marcador. Poco después respondió Aspas con un disparo y un poste. El Madrid empezó haciéndose dueño de la situación, pero poco a poco el Celta fue desperezándose y generando problemas a la zaga blanca en el contragolpe. El partido se quedó sin dueño, con acciones de ida y vuelta en las que el gol rondaba por las dos porterías, hasta que en el minuto 32 Wass superó de vaselina a Keylor Navas abriendo el marcador.

Lo que amenazaba ruina, sin embargo, lo solucionó el Real Madrid en dos minutos. El tiempo que necesito Bale para cruzarle el balón al portero del Celta. Y cuatro minutos más fueron suficientes para darle la vuelta al marcador. Fue el mismo Bale, peinando una asistencia medida de Isco. En el minuto 32 el Real Madrid entraba en una crisis de imprevisibles consecuencias a 17 puntos del Barcelona. En el minuto 38 los hombres de Zidane mostraron al mundo su vergüenza torera y su clase para darle la vuelta a un partido que ya empezaba a complicarse.

 Y acabó complicándose del todo. Y eso que en el minuto 75 el equipo blanco fue castigado con un severo penalti que, afortunadamente, Keylor Navas salvó adivinando la intención de Iago Aspas. El Madrid en ese momento empezaba a hacer aguas. Zidane sacó del campo a Modric e Isco para colocar en su lugar a Kovacic y Lucas Vázquez. De esta manera pretendía solucionar la falta de intensidad en el juego de su equipo sacando del campo a dos peloteros para colocar en su lugar a dos gladiadores. Pero aunque Lucas Vázquez generó algún incordio a la zaga gallega, lo cierto es que los cambios no dieron resultado. Tampoco el de Asensio, que entró en los últimos minutos por Gareth Bale. 

El Madrid pierde el control del partido

El Madrid perdió el control del partido y la posesión del balón en la segunda mitad y, ante tanta indolencia. Maxi Gómez aprovechó un despiste defensivo en cadena para rematar de cabeza el 2-2 en el minuto 81.  Y en los últimos compases del juego el Madrid atacó al Celta con más fe que convicción. Los gallegos pidieron penalti en una acción exageradamente teatral del cómico Aspas y Lucas Vázquez tuvo en sus botas el 2-3 que se le negaba a Cristiano Ronaldo, en uno de los peores partidos que se le recuerdan como jugador del Real Madrid.

Y el partido acabó con reparto de puntos y el Barça más lejos. Queda claro que LaLiga ha dejado de interesar al Real Madrid. A estas alturas, y salvo debacle inesperada del Barça, a este equipo no le queda más alternativa que ganar la Copa y volver a repetir en la Champions... que no sería poco.

Ficha técnica

Celta, 2 - Real Madrid, 2

Celta: Rubén, Mallo, Roncaglia, Cabral, Jonny, Wass (Jozabed, m.91), Radoja (Lobotka, m.73), Tucu Hernández, Sisto (Mor, m.75), Iago Aspas y Maxi Gómez.

Real Madrid: Keylor Navas, Achraf, Nacho, Varane, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric (Lucas Vázquez, m.75), Isco (Kovacic, m.76), Bale (Asensio, m.85) y Cristiano.

Goles: 1-0: Wass (m.33). 1-1: Bale (m.35). 1-2: Bale (m.38). 2-2: Maxi (m.82).

Árbitro: Santiago Jaime Latre (aragonés) amonestó a Casemiro (m.44), Hugo Mallo (m.66), Keylor Navas (m.71) y Aspas (m.87).