2018-01-08 09:01 Real Madrid Por: Ricard Cardona

El tropiezo del Real Madrid deja a un gran señalado

El empate cosechado en Balaídos ha servido para cuestionar a un jugador en muy baja forma.



Anoche, sólo Gareth Bale y alguno más fueron capaces de plantar cara al Celta con un juego convincente y demostrando ganas de ganar sobre el césped. El galés, recuperado totalmente y tanto de forma física como moral de la larga lesión que sufrió, fue la única esperanza blanca, y tuvo que salvar los muebles con los dos goles del equipo de Zidane. Al igual que el '11' está destacando especialmente en este tramo de temporada, hay quienes están siendo especialmente criticados por mostrar un rendimiento más que preocupante. En especial, la prensa y la hinchada se están cebando con un jugador en concreto.

Se trata de Marcelo. El brasileño no sólo no estuvo acertado, sino que dos errores suyos propiciaron los dos tantos celtiñas, el segundo de mucha mayor importancia. A pocos minutos del final, y con ventaja en el marcador tras la remontada de Bale, el carioca intentó una ruleta en el centro del campo que le salió mal y propició la contra del conjunto gallego, que no perdonó y mediante Maxi Gómez logró el empate en el día en que el lateral cumplía once años como merengue.



Marcelo, más cuestionado que nunca en el Real Madrid.

Y en su larga trayectoria como blanco, el segundo capitán jamás había estado tan cuestionado como ahora. Son ya varios los partidos en los que, más allá de mostrarse errático, está evidenciando una falta de forma y de concentración preocupante. “Se han perdido muchos balones, sobre todo en la salida del balón y a veces lo perdemos fácil...”, apuntó Zidane tras el choque, en una clara referencia a la frivolidad de su jugador, que el equipo pagó tan caro como con dos puntos que se pierden y dejan el liderato a 16 de forma provisional.

En el Clásico, también se ganó las críticas. Su ya famoso 'trote' a la hora de defender en uno de los goles culés enfureció a buena parte de la afición, que empieza a perder la paciencia con Marcelo. Sin embargo, por ahora poco tiene el Real Madrid para amenazarle: el brasileño no cuenta con competencia desde el banquillo y afronta con mucha tranquilidad su situación. Quizá demasiada.


Deja tu Comentario