2018-01-08 19:01 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

¿Tiene bula Casemiro para repartir leña?

El centrocampista brasileño del Madrid sigue con un particular exhibición de golpes sin castigo



El centrocampista del Real Madrid Casemiro tiene un reglamento propio. No es oficial, pero parece claro que así es. No se entiende de otra forma la libertad con la que el brasileño del Madrid golpea a sus rivales de manera impune. Jornada tras jornada, Casemiro deja alguna muestra de los privilegios que le otorga el estamento arbitral. Golpes, entradas, codazos,... un surtido variado de acciones que deberían acabar en roja directa pero que, para Casemiro, a duras penas es una amonestación.

El último ejemplo se produjo en el encuentro contra el Celta de Vigo en Balaídos. Transcurría el minuto 43 del primer tiempo y Casemiro quiso volver a poner a prueba 'su' reglamento. El centrocampista del Madrid disputaba él balón con Hugo Mallo cuando lavantó el brazo a la altura del rostro del jugador del Celta y le propinó un codazo clarísimo. Tan clarísimo como malintencionado. Una tarjeta roja de libro que vio todo el mundo... menos el árbitro, casualmente.



Casemiro y sus acciones violentas

El colegiado del encuentro, el  árbitro del Comité Aragonés Jaime Latre, estaba en una posición relativamente cercana y, con la ayuda de sus asistentes, la acción era muy evidente. Pese a todo, el señor Latre sancionó la acción del jugador madridista con una tarjeta amarilla que pareció un insulto al Celta y a cualquier futbolista del campeonato de Liga. Poco castigo para una nueva acción violenta del futbolista blanco.

Como era de esperar, los jugadores del Celta se lanzaron encima del árbitro protestando por su decisión, pero el asunto se zanjó con la cartulina amarilla. El problema de todo ello no fue solo el hecho de Vigo, sino que esta circunstancia se repite demasiado con Casemiro. Sus jugadas violentas se han convertido en habituales. Sin ir más lejos, cada Clásico contra Messi, el brasileño se despacha a gusto sin recibir ningún castigo. ¿Hasta cuando?


Deja tu Comentario