2018-01-09 09:01 Fichajes Por: Ricard Cardona

El mejor fichaje del Barça no es Coutinho

Un jugador de la plantilla culé se ha reconvertido por completo hasta despuntar.



Tras protagonizar un espectacular arranque de temporada, el Barça se está reforzando como es debido en este mercado de invierno para terminar de encajar las poquísimas piezas que faltaban por sumar al puzzle blaugrana, que cada vez tiene más pinta de ilustrar un nuevo triplete. La llegada de Coutinho ha sido el plato fuerte de una serie de refuerzos en los que no sólo se consideran los fichajes del brasileño y de Yerry Mina, cuya llegada es inminente. A estos dos hay que añadirle Dembélé, que se ha recuperado de su lesión tras mostrarse inédito desde el principio de curso, y al que se ha convertido en el más rentable de todos: Thomas Vermaelen.

Lo que ha ocurrido con el belga es algo totalmente impropio de un club como el Barça. El defensa ha pasado de ser un descarte y foco de críticas a la dirección deportiva blaugrana, e incluso a salir cedido para 'aligerar' en sueldos a ganarse el puesto de tercer central, algo increíble teniendo en cuenta que no aspira a ser titular en el eje de la defensa con Piqué y Umtiti en la plantilla. La nueva versión del ex del Arsenal nada tiene que ver con lo que estábamos acostumbrados.



El increíble dato de Vermaelen estos partidos.

Un dato que lo ejemplifica es que en los últimos cinco partidos que ha disputado el zaguero -Levante, Madrid, Deportivo, Villarreal y Celta-, no ha perdido ni un sólo balón. Un dato privilegiado que se une a sus casi inmaculadas estadísticas de faltas y tarjetas. 

Resulta más que destacable que, con el poco bagaje que llevaba el belga, haya podido mostrarse a este nivel con rivales de altura, como el equipo merengue en el Santiago Bernabéu. Aunque tuvo algún que otro fallo, en el Clásico fue de menos a más hasta salvar un gol prácticamente cantado por los de Zidane. Esta nueva versión de Vermaelen puede considerarse todo un 'fichajazo' de invierno.


Deja tu Comentario