2018-01-09 17:01 Real Madrid Por: Redacción MB

Zidane mete una bronca a sus jugadores

Tras el partido de Vigo, que deja muy tocada a la plantilla y al entrenador, Zidane ha abroncado a sus futbolistas



Zidane sabe que la distancia de 16 puntos que mantiene con el Barça es casi insalvable, y muchos más si partido tras partido siguen dejándose puntos en el camino. Por eso, y tras la finalización del encuentro ante el Celta, ha reunido a todos sus jugadores para abroncarles por lo que se está viendo sobre el terreno de juego.

El técnico galo se siente traicionado por los jugadores, ya que les prometió que daría la cara por ellos no pidiendo refuerzos, pero no están respondiendo sobre el campo, por lo que la idea de no querer fichajes podría variar de aquí al día 31 de este mes, fecha límite para contratar futbolistas.



En esa reunión Zidane ha instado al compromiso por el club, por el equipo y al esfuerzo por cambiar la dinámica negativa. El entrenador no ha pensado en rendirse pero exige unidad y entrega a sus jugadores para cambiar la mala racha y poder empezar a contar los partidos por victorias.

Y es que esa traición que siente el entrenador viene precedida porque cree que le han defraudado. Él ha dado la cara ante los medios y el club por sus futbolistas, quienes no están respondiendo en el césped y no cree que los jugadores que se marcharon en verano sea la causa de los malos resultados que está teniendo el Madrid.

Zidane, experto en reconducir malas rachas

El título de Liga está complicado para el Madrid. Desde septiembre, los blancos se han dejado demasiados puntos por el camino y la derrota en el Clásico y en Vigo no hna ayudado a reducir distancias. Sin embargo, el madridismo tiene más razones para creer que nunca. Tanto en su equipo como en su entrenador, Zinedine Zidane. De hecho, la historia muy reciente de los blancos demuestra que nunca hay que dar por muerto al mejor equipo y al mejor técnico del mundo.



Empezando el año 2018 vale la pena recordar cómo se inició el año 2016. El técnico francés cogió al equipo en una situación semejante. El equipo de Rafa Benítez tocó fondo con el 4-0 del Barça en el Bernabeu y Florentino Pérez decidió cargarse al entrenador español para apostar, de una vez por todas, por el técnico del filial, la leyenda Zinedine Zidane. Y bendito fue el momento. La llegada de Zidane fue un revulsivo imparable. Un equipo deprimido lo convirtió en campeón de Europa por onceava vez.

La capacidad que tuvo Zidane de estimular al equipo para que recuperase la autoestima es algo que pasará a los anales de la historia del fútbol. Una primera parte de la temporada que dejó a los blancos eliminados ridículamente de Copa por el caso Cheryshev, humillados por el Barcelona en el Bernabéu y con las ilusiones por los suelos. Pero todo cambió tras la llegada del técnico francés. En aquel momento quedó claro que tocar fondo fue necesario para remontar, y eso es lo que ha pasado en el reciente Clásico.

El Real Madrid ha funcionado mejor desde la reivindicación y la épica. Ahora que el Madrid parece condenado al fracaso, ahora que todos le dan por muerto, es cuando más peligroso es este equipo. Una bestia herida es más peligrosa que nunca. 


Deja tu Comentario