2018-01-11 18:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

El gran perjudicado por la llegada de Yerry Mina

Tras hacerse oficial el fichaje del central colombiano, ya hay un perjudicado



El fichaje de Yerry Mina, central colombiano cuyo traspaso se ha hecho oficial en el día de hoy, ya se conoce quién es el principal perjudicado por esta operación. No es otro que Marlon, futbolista cedido en el Niza, que con esta llegada se le cierran las puertas para su vuelta al Camp Nou.

Marlon, que estaba considerado como uno de los centrales con mayor proyección del mundo, se ha estancado en la Ligue1, y no está disfrutando de mucha continuidad en el Niza. El brasileño entra y sale constantemente en los planes de su técnico, ya que ha disputado tan solo 12 de los 22 partidos que lleva su equipo en la temporada. Incluso, su progresión parece haberse parado y no está demostrando ser el jugador en el que tantas esperanzas se habían puesto para la zaga.



Esto ha hecho que tras la necesidad de fichar un central, no se haya pensado en su recuperación ni por un instante. El objetivo del club siempre ha sido traer a Yerry Mina, sin pensar que tenían un zaguero cedido que podrían haber traído de vuelta.

La cesión, que era de dos años, podría acabar este verano y el Barça podría buscarle un nuevo destino para ver si realmente se trata de una mala campaña que ha tenido el futbolista o, finalmente, de un fracaso por parte del propio Marlon.

La temporada de Marlon en el Niza

El brasileño Marlon Santos era una apuesta de futuro del FC Barcelona que ha exigido de una cesión al Niza para evitar el lógico parón en su progresión que le podía suponer ascender al primer equipo azulgrana. El cuerpo técnico deseaba que adquieriera experiencia en Europa y la cesión al Niza le venía como anillo al dedo para que allí Marlon confirmara que está capacitado para ser uno de los centrales titulares del Barça. Marlon debutó con éxito en la liga francesa con el Niza pero poco a poco se ha ido diluyendo su figura, hasta el punto de no entrar en los planes en la mitad de los partidos que disputa el equipo.



El central, que sonó para reforzar al Real Madrid, se defendió de este interés afirmando que: "No". La negativa del brasileño obligó entonces al presidente blanco a hacer una locura y pagar 61 millones de euros por Vinicius.


Deja tu Comentario