2018-01-11 15:01 FC Barcelona Por: Redacción MB

Sin bromas: Valverde cuenta con los buenos para ganar al Celta

El ‘Txingurri’ sale con todo para evitar sorpresas en la Copa y pasar a la siguiente ronda



El empate cosechado en Balaídos no permite al técnico del Barça realizar pruebas ni reservar a nadie de cara al encuentro de esta noche en el Camp Nou que corresponde al partido de vuelta de los octavos de final de la competición.

Para ello han de vencer al Celta, que viene de empatar ante el propio equipo culé la semana pasada y ante el Real Madrid en LaLiga e intentarán hacer la machada en el feudo barcelonista. Valverde no se fía del equipo de Unzue, por lo que ha convocado a todos los futbolistas de la plantilla que vienen entrando en las listas, añadiendo a Aleñá y Arnaiz.



Por tanto, ha dejado fuera a los lesionados Umtiti, Alcácer y al recién incorporado Coutinho junto a Rafinha, Ardá, Deulofeu, Aleix Vidal y Denis Suárez.

No se espera que Valverde haga pruebas esta noche y salga con su once de gala, formado por:

Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta, Paulinho o Dembélé; Messi y Luis Suárez.



El Celta, un hueso duro de pelar

El equipo celtiña también saldrá a conquistar el Camp Nou con todo lo que tiene, llevando a Iago Aspas como el líder del conjunto, al que le acompañarán en la delantera Maxi Gómez y Pione Sisto.

Tras el empate que le hizo al Real Madrid, los gallegos llegan con la moral necesaria para poner en problemas al Barça y complicarle la eliminatoria para pasar a la siguiente ronda.

En el enfrentamiento de vuelta ya fueron capaces de igualar al final de los 90 minutos y quieren aprovechar la buena dinámica frente a los equipos grandes para seguir metiéndolos en apuros.

El colegiado, bajo una atenta mirada

La designación del colegiado Hernández Hernández para el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey que esta noche disputan en el Camp Nou el FC Barcelona y el Celta, ha levantado muchas suspicacias en el Camp Nou. Se trata del árbitro que en la pasada temporada le robó la Liga al Barça y se la regaló al Real Madrid.

Cuando Hernández Hernández no dio como gol un disparo de Luis Suárez enviando el balón al fondo de la portería rival y rebasando en 57 centímetros la línea de gol, en elBarça entendieron la sentencia del Cholo Simeone ("La Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid. Una Liga en ocho años es muy poco"). Ese día el barcelonismo entendió que los árbitros se encargarían de privarle al Barça de la Liga por lo civil o por lo criminal, como dice Eduardo Inda. Y así fue. Esos dos puntos fueron decisivos para allanarle el terreno al Real Madrid y para que su corte de flautistas mediáticos glosaran la Felizidane obviando el trabajo sucio de los árbitros, vital para que el madridismo disfrutara de éxitos bajo sospecha. 


Deja tu Comentario