2018-01-12 19:01 Prensa Merengue Por: Fede Peris

A Pedrerol sólo le queda la política y Neymar para combatir al Barça

Josep Pedrerol está en plena cruzada para minimizar los éxitos del Barça mezclando política con deporte y recurriendo al fichaje de Neymar como clavo ardiendo para ilusionar al madridismo.



Ya que el Real Madrid no es capaz de pararle los pies al Barça (16 puntos y 0-3 en el clásico), Josep Pedrerol se ofrece para marcar goles desde sus trincheras de la manipulación informativa en un intento desesperado por minimizar el desastre madridista mientras trata de oscurecer el ciclo de gloria que está viviendo el FC Barcelona.

Nada mejor que hablar de política para minimizar la gloria del Barça

Como no podía ser de otra manera, Josep Pedrerol se mantiene fiel a su guión de politizar al Barça hasta niveles nauseabundos con el fin de dejar en su segundo plano el momento espectacular de juego por el que atraviesan Messi y sus compañeros, con Coutinho todavía por debutar y con Dembélé generando olés en sus primeros detalles como crack. Ante eso la Felizidane se muestra impotente. No hay respuesta. Y tampoco Pedrerol es capaz de encontrarla. Por tanto, nada mejor que mezclar el fútbol con la política de forma zafia y mezquina para ponerle sordina al tema deportivo, que es lo que más preocupa ahora en el entorno de Florentino Pérez, en donde no encuentran otra salida que vender el fichaje de Neymar por 400 millones como único factor ilusionante a una afición que empieza a estar harta de lo que ve hacer a Messi y compañía.



Por eso, mejor silenciar lo de Messi y los hombres de Valverde y abrir el programa Jugones con las banderas que se repartieron anoche en el Camp Nou con el lema de "Libertad". Eso es lo que le ocupa y preocupa a Josep Pedrerol. Mientras machaca a Bartomeu por no posicionarse en contra del independentismo, él lo hace abiertamente. Mientras acusa a Bartomeu de mezclar política con deporte, él lo hace sin sonrojarse. No es que a Pedrerol le moleste la política. Simplemente le molesta la política que a él, o a quien le escribe el guión, no le interesa. 

Pedrerol sólo escucha insultos en el Camp Nou

A Pedrerol le molestan las "banderitas" estaladas del Camp Nou porque entiende que eso es política. En cambio le parecen maravillosas las banderitas españoles que sin venir a cuento suelen verse muy en el Bernabéu. Eso para él no es política. Parece ser, además, que anoche en el Camp Nou alguien gritó "madridistas, hijos de putas". Eran cuatro gatos, pero ahí estaba Pedrerol para verificarlo prestando sus servicios a la causa del radicalismo madridista. Curioso que no se enterara de que más de mil personas corearon lo de "Messi, subnornal" y "Piqué cabrón" en el Bernabéu durante el último clásico según ha denunciado la LFP. Qué curioso que Pedrerol sea capaz de encontrar porquería en el Camp Nou con suma facilidad y no se entere de las groserías amplificadas de un millar que se oyó en el Bernabéu. Muy curioso y sintomático el grado de manipulación que domina el programa Jugones, de contenido pseudoportivo. 

Hoy se ha dedicado Pedrerol ha experimentar con su particular concepto de periodismo de investigación buscando quién repartió las banderas esteladas en el Camp Nou, cómo se repartieron y quién se las llevó y por qué. Muy interesante. "Algunas menores no saben de qué iba", "mucha extranjerao que no sabía qué estaba pasando", "algunos aficionados rechazaron la bandera", "otros dijeron Viva España" y "otros arrugaron la bandera". Se trataba de demostrar que fue un fracaso. ¿Entonces por qué Pedrerol puso tanto empeño en abrir la portada del programa con este tema irrelevante? ¿No fue una charlotada, como quiso demostrar? Además, no es ni la primera, ni la segunda ni la tercera vez que ofrece la misma información siempre en la misma dirección. Se trata de manipular, manipular, y manipular hasta que el mensaje acabe calando entre su audiencia. En eso consiste la propaganda. Pero el malo es Bartomeu porque permite la política en el Camp Nou. 

Lo importante era que el 5-0 al Celta pase a un segundo plano para dejar claro lo que de verdad interesa: "las 20.000 banderolas lucieron en el Camp Nou en otra noche marcada por la política". Ofreciendo su cara más cínica en el cierre del tema: "Menos mal que hubo fútbol y que está Messi". No se puede ser más cínico. 

Las manipulación de Neymar para anestesiar al madridismo

Está claro que Pedrerol está desquiciado con la política, la buena marcha del Barça y las miserias del Real Madrid. Todo se le junta. Por eso hay que recurrir a Neymar para ilusionar al personal. Ahora mismo es una barbaridad que el Barça fiche a Coutinho pagando 160 millones. Pero si Florentino consigue a Neymar por 400 millones, será para Pedrerol motivo de orgullo, con fanfarria incluida a Florentino, por gastar ese pastizal. Así funciona el tipo. 

Cuesta creer que Neymar deje París y que acepte jugar en el Real Madrid. Fundamentalmente porque en París Neymar manda más que Luis XIV. ¿Para qué va a ir Neymar al Real Madrid si lo tiene todo en París? Pero eso a Pedrerol y su corte de palmeros le da igual, porque de lo que se trata ahora es de levantar el ánimo del madridismo alicaído. Y ahora mismo, ya que el Real Madrid no da una sólo alegría, al madridismo no le queda más revulsivo que soñar e ilusionarse con Neymar. Y en eso está el manipulador Pedrerol.

Ahora se trata de intoxicar a la audiencia vendiendo que la luna de miel que disfruta Neymar en París en realidad es un infierno del que el crack brasileño quiere escapar gracias a que el Real Madrid le abre las puertas del Cielo. No le gusta París, mucho mejor Madrid, claro está. Tampoco le gusta el frío y todavía menos la competición francesa. ¡Lo que tiene que inventar Pedrerol y su equipo de palmeros de Florentino Pérez para para generar ilusión con Neymar para que el madridismo se olvide de sus propias miserias. Ya no queda más clavo ardiendo que el fichaje imposible de Neymar. Así de triste es el presente del Real Madrid que iba a ganar el sextete. Florentino Pérez pudo fichar a Neymar hace siete años por 80 millones, pero se lo quedó el Barça. Se lo pudo quedar en agosto por 222 millones, pero se lo llevó el PSG. Y ahora va de sueño imposible y de arrancarlo de París pagando los 400 millones que según Marca le costaría a Florentino Pérez

Y ahí está Josep Pedrerol vendiendo humo con Neymar. O Neymar o nada. En eso está. 



Comenta con Facebook


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información