2018-01-13 20:01 El Soplo Por: Carlos Muñiz

CONFIDENCIAL: Zidane se siente traicionado por sus propios jugadores

El rendimiento de Cristiano Ronaldo no ayuda, como tampoco ayudan los rumores que sitúan a Neymar en el Real Madrid la próxima temporada.



Zinedine Zidane tenía tres opciones para salir de la crisis en la que estaba sumido el Real Madrid ya antes del partido de hoy ante el Villarreal. Eligió unoa de las tres y le ha salido mal. Pensaba que sus jugadores elegidos darían la cara por él y no lo han hecho. Al término del Real Madrid-Villarreal se sentía traicionado.

Las tres salidas que tenía Zidane

Zinedine tenía tres opciones. Una, dar vía libre a los refuerzos que Florentino Pérez le proponía pare potenciar al equipo en el mercado de invierno. Dos, dar entrada en la formación titular a algunos jugadores de la Unidad B para demostrarles que nadie juega por real decreto. Y tres, seguir confiando en el equipo de siempre, el que le ha proporcionado ocho títulos en los últimos dos años. Optó por la tercera con la convicción de que la calidad de los jugadores que hoy puso sobre el césped del Bernabéu le ayudarían a resolver la papeleta. Pero le han fallado. Zidane lo ha apostado todo a una carta, a los titulares, renunciando a dar entrada en el equipo a jugadores de reffresco y vetando los fichajes del mercado de invierno.



Los suplentes tampoco mejoran el nivel en la Copa

El técnico francés quería demostrar a sus jugadores que confía en ellos y que está convencido de que ellos sabrán sacar adelante al equipo. Pero hoy Zidane ha descubierto que este equipo está en caída libre y que necesita de otros revulsivos para animarse. Los continuos avisos de Cristiano Ronaldo de que quiere irse tampoco ayudan, y su rendimiento en el campo menos. Como tampoco ayudan los rumores que sitúan ya a Neymar en la órbita del Real Madrid. La cuestión es que el empecinamiento de Zidane en alinear siempre a los mismos tiene de los nervios a la mitad de la plantilla condenada al banquillo. "No juegan los que mejor entrenan", oyó Zidane que le decía un jugador con mucho peso, a modo de reproche, en la última conjura del vestuario para revertir la situación. Y parece cumplirse la sentencia, aunque también es cierto que en la Copa, los aspirantes a titulares tampoco demostraron nada para ganarse una plaza en la formación inicial. 

Y la salida del túnel se antoja complicada porque en este momento de la película Zidane no va a cambiar de filosofía. Seguirán jugando los de hoy, más Sergio Ramos y Benzema cuando se recuperen de las lesiones. Lo que Zidane no va a hacer es ir dando tumbos en busca del antídoto que frene la hemorragia. Y su apuesta es clara. Seguirán jugando los de siempre más Lucas Vázquez y Asensio como revulsivos. Los demás se tienen que ganar al míster y no lo han hecho. Y Zidane considera que ,16 puntos al margen, los jugadores en los que confía tienen crédito más que suficiente después de todo lo que le han dado el club hasta hace apenas un mes en el Mundial de Clubs . 

 



 


Deja tu Comentario