2018-01-17 16:01 Opinión Por: Redacción MB

Lo que ha cambiado de Piqué en agosto a Toni Kroos en enero

El alemán dijo tras el último partido ante el Villarreal que era imperante conservar la cuarta plaza



Toni Kroos está en el ojo del huracán madridista por decir: “Nuestro objetivo es clasificarnos entre los cuatro primeros”. Esa frase ha sonado como una ofensa en el seno blanco, ya que por historia, por presupuesto y por equipo, el cuarto puesto sería todo un fracaso en la temporada, por lo que el objetivo está mucho más arriba.



Y eso lo ha comentado tan solo 4 meses después de que Piqué soltara, tras el partido de vuelta de la Supercopa de España que enfrentó al Madrid y al Barça: “Nunca había visto a un Real Madrid tan superior al Barcelona”. Cinco meses de dos realidades muy diferentes y que benefician a los culés, sin ningún tipo de duda.

En aquel Real Madrid de agosto que, sinceramente, arrolló al Barça, todo parecía ir bien. La dinámica ganadora era tal que hasta un acérrimo defensor culé como Piqué se atrevió a decir que eran inferiores por primera vez en años.



El Madrid, en picado; El Barça, al alza

Desde entonces el Barça, que parecía haber tocado fondo ante su principal rival no ha hecho más que ascender hasta el punto de tocar la excelencia como equipo. Los de Valverde ganan y convencen con su juego con un Messi en estado de gracia y con la totalidad de la plantilla enchufada para conseguir los objetivos.

Por contra, los de Zidane han ido en picado. Aunque han ganado otro título más en este tiempo (el Mundial de Clubes), lo cierto es que marchan en cuarta posición (la que dice Kroos que hay que defender), se han clasificado como segundos para Champions y en Copa llevan dos ridículos consecutivos en casa ante equipos de categoría inferior.

El Madrid ha perdido mucho desde entonces. No juega a nada y sus mejores jugadores han estado desaparecidos durante la primera vuelta de la competición liguera. Mientras, en el Barça ha ocurrido todo lo contrario. Messi se echó el equipo a la espalda, y tras un inicio dubitativo de Luis Suárez, el ‘pistolero’ ha vuelto por sus fueros y ya es el segundo máximo goleador de la competición tras su compañero.