2018-01-19 16:01 FC Barcelona Por: Redacción MB

Neymar muestra su peor cara sin la protección de Messi

No es buen líder y después de abandonar el cobijo de Messi lo está demostrando, como ocurrió en Brasil



Desde que llegara en verano al PSG, Neymar ha dado lo mejor y lo peor de sí mismo. Lo mejor tiene que ver con los aspectos meramente futbolísticos, donde sigue demostrando que está en el Top-3 de mejores jugadores del mundo. Lo peor tiene que ver con su capacidad de liderazgo, ya que ha protagonizado muchos crisis dentro del equipo y con la afición.

En Brasil ya se le apartó de la capitanía tras mostrar su inmadurez, algo que acató, a simple vista, de manera correcta. Y tras abandonar la disciplina culé, donde vivía bajo el cobijo de un gran líder como Leo Messi, se ha visto en primera línea en un equipo en el que es la auténtica estrella.



Pero en el PSG está volviendo a demostrar que hay aspectos que le faltan por perfeccionar fuera de los terrenos de juego, hasta el punto de haber sido calificado como fichaje de riesgo.

Pelea Neymar-Cavani

Los enfrentamientos con Cavani fueron la primera cosa que Neymar protagonizó. Aquellas peleas por tirar los penaltis dejaron en evidencia al brasileño, ya que hasta Emery confirmó que el tirador era el uruguayo. Ambos jugadores le quitaron hierro al asunto, pero esa trifulca ha ido alargándose.

Días más tarde se marchó a Londres de fiesta con su amigo Lewis Hamilton, después de que aterrizara en la capital francesa con los ‘Toiss’, algo que no gustó en exceso a la afición parisina.



También protagonizó una tonta expulsión en un encuentro ante el Olympique de Marsella y se le acusó de aburrirse con la metodología de Emery en las sesiones de entrenamiento, algo que el propio técnico desmintió días después.

Otros de los actos que ha llevado a cabo han sido un viaje muy polémico a Brasil y la privación a Cavani de convertirse en el máximo goleador del PSG en la historia tras no cederle el penalti que cerraba el marcador ante el Dijon (8-0) y que el uruguayo hubiese igualado en ese mismo partido a Ibrahimovic.

Por tanto, Neymar ha dejado claro que no sabe ser un líder sólido y ante la falta de Messi, que le protegía, no está sabiendo llevar las riendas de un vestuario lleno de estrellas como el del PSG.


Deja tu Comentario