2018-01-19 11:01 Real Madrid Por: Fede Peris

Zidane cierra el ciclo de la Unidad B (muy decepcionado)

La ida de cuartos de Copa ante el Leganés ha terminado con la confianza del francés en el banquillo.



El Real Madrid estuvo a punto de salir escaldado anoche de Butarque. Un Kiko Casilla que ha tenido días muy peores sacó algunas paradas que, sumadas al providencial gol de Marco Asensio a un minuto del final del tiempo reglamentario, impidió un nuevo ridículo del equipo. Zinedine Zidane volvió a confiar en la conocida 'Unidad B' para solventar en la ida los cuartos de final de Copa y casi le cuesta un buen disgusto. De hecho, el francés tiene claro que esta ha sido la última vez que alinea juntos a los jóvenes del banquillo para un enfrentamiento esta temporada.

Y es que, más allá de sus preferencias o el rodaje de los titulares, no se lo puede permitir. No se lo puede permitir en Copa tras sustos como el de ayer y teniendo en cuenta que el Leganés no es ni mucho menos el más amenazante de los rivales en el torneo, ni tampoco puede hacerlo en Liga, donde la cosa está más seria que nunca: con la cuarta plaza en juego y el hambre de puntos de varios equipos que quieren aprovechar el mal momento merengue para escalar puestos, Zidane ha pasado a querer correr riesgos cero.



Zidane, dispuesto a mantener la estructura titular en todos los partidos.

Es por eso que a partir de ahora sea más que improbable ver de nuevo a todos los miembros de esta segunda unidad juntos en el equipo titular. Esto no significa que los jugadores no vayan a tener minutos, pero sí quiere decir que desde este fin de semana los titulares volverán a tener un peso continuo en todas las fases de los partidos que faltan hasta terminar la temporada.

"Nos ha costado jugar con más atrevimiento", reconoció el técnico galo tras el partido, que fue marcado por el tedio y la falta de iniciativa del equipo merengue, al que le hacen falta un par de vueltas de tuerca para ser competitivo como el pasado año.


Deja tu Comentario