2018-01-23 18:01 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

La verdad que no explica el Barça sobre la cesión de Rafinha

El club azulgrana ha tenido que asumir gran parte de las exigencias que pedía el Inter de Milán



La salida de Rafinha ha tenido muy poco que ver con lo que esperaba el Barcelona. La grave lesión que acarreaba el futbolista brasileño hizo que Valverde no pudiera contar con él hasta pasado el parón invernal, algo que le ha restado cualquier opción de ganarse la confianza del técnico. La falta de ritmo de Rafinha y la alta cantida de competencia en su posición hizo claro que la mejor opción era buscarle salida en enero. Sin embargo, no todo ha ido como se esperaba.

Tras varias semanas de negociación, finalmente el contrato firmado refleja el préstamo por estos cinco meses y medio y una opción de compra por 35 millones de euros. Es este último punto en el que en las oficinas del Camp Nou han terminado insatisfechos. La realidad es que el club tenía la intención de hacer negocio con Rafinha pero la cosa no ha acabado como se esperaba, ni mucho menos.



La oferta inicial del Inter de Milán fijaba que esta cláusula de compra fuera de 20 millones de euros. Ante esta cantidad, los directivos del Barça se negaron en rotundo y se mostraron firmes: que la cifra fuera de 40 millones de euros y que esa cláusula fuera obligatoria. En parte, el Barcelona consiguió lo que pretendía, pero no en su totalidad.

El Inter se sale con la suya

En la primera, los neroazzurri han cedido y han elevado en 15 millones de euros el valor de esa opción de compra. Pero la segunda, lo de que sea obligatoria, no ha entrado en el trato. A pesar de que se podría considerar como un 50% de éxito en las exigencias culés, la realdiad es que la no-obligatoriedad de la compra, hace que en la práctica sea una operación nefasta para el club azulgrana. Así que, aunque la cifra sea mayor, es papel mojado.

En Italia creen que será complicado que el Inter ejerza la opción de compra con esta cantidad sobre la mesa. Lo que se desprende de esta operación es que, o Rafinha se sale, o no habrá apuesta arriesgada por un futbolista que genera dudas por su estado físico. Con todo, la vuelta de Rafinha cuando acabe la temporada parece clara y solo se espera que Rafa haga un papel importante en Milán para poder colocarlo en el mercado a buen precio y, por qué no, que juege en Rusia.




Deja tu Comentario