2018-01-29 18:01 FC Barcelona Por: Redacción MB

El Barça fue sometido a una extorsión política

El Govern de Catalunya pidió dinero al club para pagar la fianza de Artur Mas



Se ha hecho pública una posible extorsión que el club azulgrana recibió por parte de una ex consejera del Govern de Catalunya. Según informa El Mundo, una ex consejera pidió al club el pago de 3,5 millones de euros para pagar parte de la fianza de Artur Mas cuando el primer referéndum ilegal.

Esa cifra de la fianza ascendía a 5,2 millones, y se quería que el club blaugrana corriese con la mayor parte del gasto, que según la ex consejera, tenían que hacerlo por patriotismo.




En cualquier caso, los directivos del Barça no contestaron de manera oficial a las pretensiones por parte del Govern, aunque hicieron llegar por otros medios que no iban a acceder al pago de ese dinero para tal fin.

Por tanto, el club y la directiva se negaron a hacer dicho pago, por respeto a los socios y porque pensaba que no era competencia ni un acto de patriotismo, como se le pedía, pagar esos 3,5 millones de euros.

La verdad de Messi y su cláusula anti independencia

El Barça ni confirma ni desmiente acogiéndose a la cláusula de confidencialidad que se aplica a todos los contratos que firma, aunque desde el club han querido dejar bien claro que la política no aparece por ningún lado en la redacción del nuevo contrato que liga a Messi con el FC Barcelona hasta 2021. Lo cierto es que Messi no impuso nada ni exigió la libertad en el caso de que Cataluña obtuviera la independencia y se le prohibiera al Barça seguir participando en la Liga española. 

De producirse esa circunstancia, Messi y el FC Barcelona replantearían su relación y podria llegarse a un acuerdo de rescindir el contrato, aunque para ello sería necesaria una renegociación. Es decir, que Messi no quedaría en libertad para irse del Barça a coste cero, como se ha querido vender en las últimas horas. El contrato firmado hace unas semanas, y con vigerncia hasta 2021, seguiria teniendo validez y en caso de que una de las partes quisiera romperlo, habría que negociar una salida y un precio de traspaso.