2018-01-29 18:01 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Lo del Barça y los penaltis sí que es un escándalo

El árbitro volvió a salvar a los culés de una merecida derrota en casa ante el Alavés.



El Barça mantiene la distancia de 19 puntos respecto al Real Madrid en Liga -con un partido más- a pesar de la victoria de mérito del cuadro merengue en Mestalla y del pésimo partido de los de Valverde en el Camp Nou contra el Alavés. La inercia hizo que el partido se remontara, pero los culés hubieran sido incapaces de darle la vuelta al marcador de no ser, una vez más, por la inestimable ayuda del árbitro, que como siempre fue fundamental para evitar un susto azulgrana, y eleva todavía más el nivel de escándalo en el que está sumida LaLiga con su equipo favorito.

Anoche fue Iglesias Villanueva el encargado de privar al Alavés de una victoria justa. Lo hizo al no señalar fuera de juego de Paco Alcácer en la falta que indicó para que Messi metiera el 2-1 en la segunda parte, y tampoco lo hizo en el 89', cuando Samuel Umtiti paró un disparo rival con la mano dentro del área. Un penalti de libro que el colegiado no quiso ver y que terminó de indignar a la afición vitoriana.



Las ayudas arbitrales a los culés dan miedo a los rivales.

La 'racha' culé en este sentido es absolutamente monstruosa: lleva 74 partidos de Liga seguidos sin recibir ninguna pena máxima en contra, lo que equivale a casi dos años sin que un árbitro se atreva a señalar una de las muchas infracciones que los azulgrana han cometido durante todo este tiempo. Desde entonces se han señalado 219 tiros de castigo, 32 de ellos favorables al equipo culé.

Hay que remontarse hasta febrero de 2016 para dar cuenta del último penalti pitado en contra del Barça. Lo aprovechó John Guidetti para marcar con un Celta que aun así cayó por 6-1 en el Camp Nou. Desde entonces, abono azulgrana a la impunidad arbitral.


Deja tu Comentario