2018-01-29 17:01 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

¿Qué le pasa a Cristiano Ronaldo? Sus 18 agresiones

Las muestras de violencia del crack siguen quedando impunes a los ojos del árbitro.



Cristiano Ronaldo está haciendo pagar a sus rivales el tener que asumir que ya nunca será un jugador competitivo como antes. Las pésimas cifras goleadoras y de participación en el juego merengue que arrastra son pruebas demasiado irrefutables para que el portugués siga negando su declive. En vez de aceptar su nuevo rol y buscar soluciones, parece que el luso ha visto más conveniente desahogarse agrediendo a jugadores contrarios, lo que se ha convertido en una tendencia en los últimos tiempos: en estos 27 meses, se pueden contar hasta 18 agresiones del portugués, que a la postre no han sido penalizadas por ningún árbitro.

La última vez que CR7 fue expulsado por agredir a un rival fue en la temporada 2014/15, cuando el colegiado le echó del Nuevo Arcángel tras pasarse de la raya con dos rivales del Córdoba. Sin embargo, a la temporada siguiente dejó otras muestras de violencia, que quedaron sin castigo: soltó una patada a David Simón, de Las Palmas, pegó un puñetazo a Krychowiak, del Sevilla, y dio un codazo a Dani Alves en el Clásico antes de cerrar el año, sin que ningún colegiado le enseñara ni siquiera una amarilla.



Cristiano Ronaldo, acostumbrado a las agresiones sin castigo.

Su tendencia se volvió más preocupante en 2016, que empezó con dos patadas a Nacho Cases y Molinero, en sendos partidos contra el Sporting y el Betis, respectivamente. Ante el Levante, manotazo a Orban. Y antes de terminar el año, dejó dos agresiones más: a Koke, con un puñetazo por la espalda, y a Schmelzer, del Dortmund, con un puntapié por detrás.

Vitolo, Lenglet -ambos del Sevilla- e incluso su ahora compañero Dani Ceballos, entonces en el Betis, se llevaron la peor parte en 2017. Más balonazos, patadas y manotazos que también quedaron impunes y que ascienden el número total de gestos violentos del jugador hasta la preocupante cifra de 18 en apenas dos años. Sin duda, en LaLiga tienen que replantearse muchas cosas.


Deja tu Comentario