2018-01-30 08:01 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

La cantera del Barça ha perdido a tres fenómenos de nivel Top

La llegada de cracks de primer nivel al primer equipo contrasta con la 'fuga' de talentosos canteranos.



En el Barça muchos se frotan ya las manos viendo la rapidísima adaptación de Philippe Coutinho. A juzgar por los pocos minutos que ha tenido como azulgrana, muchos dirían que el crack brasileño lleva ya mucho tiempo compartiendo vestuario con Messi y compañía, con quienes tiene una conexión indudable sobre el campo. Estas temporadas, los grandes fichajes se están consolidando como muy buenas apuestas que ayudan a mantener el ritmo competitivo del equipo, como es también el caso de Paulinho o Umtiti, este llegado la temporada pasada. Sin embargo, estas apuestas del club juegan en detrimento de la cantera, que está experimentando bajas muy sensibles últimamente.

Y es que en lo que va de temporada desde verano, hasta tres grandes perlas del fútbol azulgrana han dejado la disciplina culé. Lo hicieron Jordi Mboula y Eric Garcia fichando por el Mónaco y el Manchester City, respectivamente, y ahora otra de las estrellas de la cantera, Sergio Gómez, ha puesto rumbo al Borussia Dortmund. Una situación muy preocupante y que atiende a varias razones.



Los 'pecados' del Barça que impiden retener a sus perlas.

La primera está en el proyecto deportivo, que no cuenta con una coordinación eficaz y que crea verdadera incertidumbre y desánimo en jugadores que aspiran a triunfar desde jóvenes y tener oportunidades en un primer equipo donde ya pocos debutan. Otra razón que explica las 'fugas' son las cláusulas de rescisión tan asequibles que impone el club culé, que no suponen ningún impedimento para que otros clubes se lleven a los jóvenes cracks.

Si ya de por si los jóvenes cuentan con pocas oportunidades de triunfar en el primer equipo, no digamos ya si se suman los muchos traspasos que ha hecho el Barça B estos últimos años, que cierran todavía más la puerta a los que vienen desde el fútbol base. No hay que olvidar tampoco la parte económica del asunto: los sueldos que los rivales ofrecen a los jugadores son mucho más tentadores, aunque este no es el principal inconveniente, sino que este gira entorno a la planificación deportiva.


Deja tu Comentario