2018-01-31 23:01 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

El Barça y Neymar se sacan los ojos en el juzgado

El club blaugrana y el futbolista del PSG se enfrentan en una dura batalla legal.



La traumática marcha de Neymar Jr. del Barça el pasado verano supuso un terremoto importante en el equipo blaugrana. Poco se podían esperar en el Camp Nou que a estas alturas del curso el equipo estaría tan bien sin la estrella brasileña en sus filas. Sin embargo, el fantasma del antiguo '11' culé todavía colea en la entidad blaugrana. Ya no en forma de recuerdo ni de vacío en el vestuario, sino como un serio problema legal que afrontar. A su marcha al PSG, quedó pendiente un choque de trenes en los juzgados para aclarar las cláusulas incumplidas por ambas partes que ya hacía presagiar lo que viene: una dura batalla legal.

En ella, el jugador y su representante, que también es su padre, piden al Barça cobrar la prima por la renovación firmada en 2016, que asciende a 30 millones de euros sumando lo que quedaba por pagar junto a los intereses correspondientes. Con estos credenciales, la defensa del futbolista del PSG ha acudido al Juzgado de Primera Instancia de Barcelona para interponer la demanda pertinente.



La versión del Barça del último culebrón de Neymar.

Sin embargo, el club blaugrana ya tenía pensada su respuesta, que refleja su visión de lo ocurrido. En el mismo Juzgado, el Barça ha presentado una demanda por valor de 75 millones de euros, referentes a los beneficios que se ha llevado el futbolista por esa renovación, además de una multa adicional de nueve millones de euros más por daños y perjuicios.

El motivo de la disputa es el alargue de contrato que ambas partes firmaron en julio de 2016, con el cual el jugador cobraría una parte de esa prima de renovación apenas suscrito este primer acuerdo y la otra en verano. Sin embargo, el Barça se olió la tostada cuando trascendió el interés del PSG, lo que apuntaba a una marcha del crack llevándose el importe íntegro de la prima. Es por eso que el club blaugrana se curó de espanto y depositó lo que debía pagar en el juzgado para evitar denuncias por impago. La guerra está servida.


Deja tu Comentario